La empresa informática que había dirigido los sorteos de los anteriores calendarios de Liga dejó de prestar sus servicios a la RFEF tras la llegada de Luis Rubiales

Realizar un sorteo ‘condicionado’, con software de última generación, para evitar que partidos de enorme calado -como el derbi Sevilla-Betis– coincidan con fiestas locales señaladas y se fije su disputa para un Domingo de Ramos en la ciudad de Sevilla es un petardazo de dimensiones considerables. Justo lo que ha ocurrido hoy en la Asamblea de la RFEF, donde se ha sorteado el calendario de Liga de la temporada 2018/19 bajo los parámetros de una nueva empresa de software contratada al efecto. La que llevaba años dirigiendo el sorteo, propiedad de un sevillano afincado hace años en Madrid, curiosamente, ha dejado de realizar sus funciones para esta ocasión, tras la llegada a la presidencia de la RFEF de Luis Rubiales. Para más inri, el derbi femenino de la segunda vuelta, entre Real Betis Féminas y Sevilla FC Femenino, también ha caído el Domingo de Ramos de 2019.


Por regla general, antes del sorteo del calendario, los distintos clubes, a petición de LaLiga -que luego daba traslado a la RFEF– enviaban un escrito con peticiones, condicionantes y peculiaridades a tener en cuenta para una serie de fechas señaladas, con el fin de que el software del programa que elabora el calendario, que ya viene siendo dirigido desde hace años, las tuviera en cuenta a la hora de elaborar el mismo.

Este año no ha habido petición expresa de ‘condiciones’ de LaLiga a los clubes, aunque muchos las han enviado por su cuenta, y el Sevilla FC, que está de obras en su estadio, pidió empezar la primera jornada fuera de casa para poder tener unos días extra para adecuar el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán. Sin embargo en esta ocasión no ha recordado e manera expresa que el Domingo de Ramos es una fecha muy peculiar en la ciudad de Sevilla y que el día anterior, Sábado de Pasión, transcurre por las inmediaciones del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán la procesión de La Milagrosa, lo que complicaría el adelanto del partido fijado -en este caso ha sido el derbi con el Betis- para el 14 de abril, Domingo de Ramos, al día antes, por el paso de la mencionada cofradía por el barrio de Nervión. En el Sánchez-Pizjuán, con todo, ya se han disputado partidos con la procesión por la calle, aunque nunca un derbi.


En el software de la anterior empresa que dirigía el sorteo ya debían estar contemplados estos parámetros, pero al estrenarse la que ha dirigido el de este martes, si no se le especifican de nuevo no los ha tenido en cuenta a la hora de fijar un partido de local.

El Real Betis sí ha remitido a LaLiga un recordatorio de las fechas en las que cae la Feria de Sevilla o la Semana Santa, la procesión que sale por Heliópolis el Viernes de Dolores y otras coincidencias con maratones o diversos actos. La pasada campaña LaLiga fijó el horario de un partido del Real Betis en casa el Viernes de Dolores, coincidiendo con la salida de la Hermandad de La Misión por el barrio, y finalmente se cambió porque el club verdiblanco ya había advertido con anterioridad de la posible coincidencia.

Antes del derbi del 14 de abril –Domingo de Ramos– entre Sevilla FC y Real Betis, está previsto que se disputen el jueves 11 de abril los partidos de ida de los cuartos de final de la Liga Europa, para cuya fase de grupos ya está clasificado el Real Betis y se puede clasificar el Sevilla FC si supera tres rondas previas en agosto. El primer derbi de la temporada, el 2 de septiembre en el Villamarín, se jugará solo tres días después de los partidos de vuelta de los playoff de clasificación para la Liga Europa, previstos para el 30 de agosto.

El derbi femenino, también en Domingo de Ramos

En la Liga Iberdrola Femenina el primer derbi se disputará en la penúltima jornada de la primera vuelta, será un Sevilla-Betis Féminas y se jugará el fin de semana del 21 o 22 de diciembre. El segundo, ubicado en la 27ª jornada, será un Betis-Sevilla femenino y coincidirá con el choque masculino del Sánchez-Pizjuán, así que será el Sábado de Pascua o el Domingo de Ramos (13-14 de abril).

Lo que pretendía el calendario asimétrico

La propuesta de calendario asimétrico partió de la LaLiga y consiste básicamente en, atendiendo a distintos criterios, distribuir los partidos sin que los rivales de cada equipo sean los mismos en las jornadas 1-20, 2-21, 3-22 y así sucesivamente. El orden de los rivales varía en función de lo que decida un software al que se le irán introduciendo condicionantes y que, teniendo en cuenta esas limitaciones, generará más de 99.000 combinaciones posibles de calendario, de entre las cuales elegirá la más conveniente, lo que no ha sido el caso, como se ha podido constatar, seguramente por no haber cargado los datos de manera adecuada.

Los condicionantes eran de varios tipos. Los había de seguridad (para evitar que coincidieran eventos de alto riesgo en una misma ciudad), particulares (hay clubes que piden empezar fuera por obras en el estadio), también derivados de la participación de los equipos en competiciones europeas, externos (evitar por ejemplo que se solapen partidos con festividades locales de calado) o los necesarios para cumplir el convenio AFE (cumplir los días de vacaciones en Navidad y evitar en la medida de lo posible desplazamientos de larga distancia). A ellos, además, habría que añadir los estrictamente comerciales de LaLiga.

Está claro que algo ha fallado para que, finalmente, el Sevilla FC-Real Betis se dispute un Domingo de Ramos, después de una jornada de Liga Europa en la que podrían participar ambos, y con procesiones por el barrio de Nervión el sábado antes. O ha fallado el software o el encargado de suministrarle las variables. O ambos.