Clemente: “En Sevilla estaban aburridos de vernos, en muchos partidos no iba gente… fue un acierto cambiar”

“Fue bueno para todo el fútbol español. Había otros campos en los que estaban deseando acoger partidos de la selección”, señala el ex seleccionador nacional, que recuerda que “en un partido el césped estaba fatal”, o “en otro pusieron muñecos en las gradas porque no podía ir gente a los fondos”

La selección española jugará este lunes en el Benito Villamarín contra Inglaterra 23 años después de su última comparecencia en terreno verdiblanco, el 7 de junio de 1995 en un partido clasificatorio para la Eurocopa contra Armenia que ganó 1-0 con gol de Fernando Hierro. Ese día el bético Ángel Cuéllar se quedó calentando en la banda y Javier Clemente fue silbado por parte del público por no hacerle jugar. En el descanso había sustituido a Goikoetxea por Julio Salinas y en el 77′ dio entrada a Caminero por Julen Guerrero, dejando al extremo bético sin jugar ante su afición. Después de ese día, la selección española no acudió a jugar más al Villamarín.
La afición bética, y la sevillista, estaba por entonces más pendiente del derbi de la 37ª jornada de Liga que iba a enfrentar a Real Betis y Sevilla FC el 11 de junio en el Benito Villamarín, con la clasificación europea de ambos en juego. El derbi lo ganaría el Betis de Serra al Sevilla de Aragonés (2-1, goles de Kowalczyk, Sabas y Tevenet) y el recién ascendido Betis logró acabar la Liga tercero -la segunda mejor clasificación de su historia- por delante del FC Barcelona y el Sevilla FC, que acabaron cuarto y quinto, clasificados también para la Copa de la UEFA, pues la Copa de Europa entonces solo la jugaba el campeón (Real Madrid ese año), y la Recopa la jugó el Dépor, que fue segundo y campeón de Copa.
“Sevilla siempre ha respondido con la selección en los partidos importantes pero en los choques contra rivales menores o que parecía que teníamos la victoria clara la gente nos dejaba de la mano. Para los trascendentes sí. Recuerdo el de Eire, Dinamarca… El lunes contra Inglaterra seguro que habrá un lleno en el Villamarín porque es una buena selección y es un partido oficial. En Sevilla siempre nos apoyaban mucho en esos partidos”, explica este viernes Javier Clemente, en una entrevista que publica Abc de Sevilla.
El caso es que la selección dejó de ir a Sevilla tras ese partido en el que fue silbado. “Me pusieron a mí el papel de malo. Fue (José Ramón) De la Morena. Dejamos de ir a Sevilla porque en muchos partidos de la selección no iba gente. Estaban aburridos de vernos. Y fue un acierto. Fue bueno para todo el fútbol español. Había otros campos en los que estaban deseando acoger partidos de la selección”, indica Clemente, que recuerda también que el Benito Villamarín “en un partido el césped estaba fatal”, o “en otro pusieron muñecos en las gradas porque no podía ir gente a los fondos…”. Sobre la bronca que le dedicó la afición por no poner a Cuéllar ese día, Clemente afirma que “no lo recuerdo”. “Ángel me caía muy bien. Me gustaba como futbolista. Si no lo saqué fue por circunstancias del partido”, señala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *