“En el descanso hablamos de rectificar, de mostrar el orgullo que tenemos. Generamos una energía positiva que contagió a nuestra gente y nos impulsó a por el resultado”

Orgulloso de los suyos se mostró Eduardo Berizzo tras el épico empate conseguido ante el Liverpool este martes en el Sánchez-Pizjuán, un partido “que nos puso a prueba y en el que nos castigaron errores. No salimos bien y el fútbol te exige recuperarte, no puedes lamentarte ni bajar la cabeza. En el descanso hablamos de rectificar, de mostrar el orgullo que tenemos, que había que salir a por el partido y que si conseguíamos el gol pronto, era posible. Generamos una energía positiva que contagió a nuestra gente y nos impulsó a por el resultado”.

“El equipo creyó y vivimos un partido memorable, emocionante, contra un rival al que no dejamos usar la mitad del campo. Mostramos esa versión competitiva que tenemos, ese animal que llevamos dentro. Tomamos el riesgo de ir a por el partido, eso habla de la valentía futbolística de los jugadores”, añadió el técnico.

Tras lo que confesó algo de lo que les comunicó a los suyos durante el descanso: “Les dije que había que jugar con el alma, que no hay error que no se pudiese solucionar. Había que salir generando una energía diferente y la gente creyó, el equipo salió a por todas y contagió a 50 mil personas”.