El técnico espera que su equipo sea capaz de ejercer una presión alta al FC Barcelona y dificultar las acciones de Messi con un marcaje combinado. Muriel apunta a titular

A Eduardo Berizzo se le cuestionó este viernes en ruda de prensa si era posible ganar mañana en el Camp Nou y el técnico sevillista respondió con claridad: “Todos los partidos se pueden ganar. Evidentemente vamos a enfrentarnos a un grandísimo rival en su estadio, pero si hablo de mi experiencia personal y de mi mentalidad ante estos partidos, siempre imagino poder ganar. Necesitamos hacerlo bien en muchos aspectos del juego, pero tenemos armas para hacerlo”.

Sobre el rival, reflexionó sobre su supuesta crisis y la labor de su entrenador: “Hoy la atención está puesta más en lo que dejas de hacer que no lo que haces bien. Hay intención de criticar, si ganas y juegas mal porque juegas mal, y si pierdes y juegas bien porque pierdes. El ojo se está volviendo muy agudo en la valoración de todo lo que hacen los equipos. Nosotros lo sufrimos también y el Barcelona ahora, pero bendita crisis. Ha encontrado recursos para cubrir ausencias como la de Neymar. Su entrenador se ha ingeniado la manera de solventar eso y no deja de ser un Barcelona con voracidad ofensiva y sin perder solidez. Es un reto difícil pero estimulante por escenario y rival, pero podemos instalar nuestra manera de jugar”.

Eduardo Berizzo, este viernes en rueda de prensa / Lince

En cuanto a las bajas, confirmó la información que se desprendía de la lista de convocados: “El único descarte es Mercado, porque Sarabia y Banega acabaron fatigados ante el Spartak, pero se entrenaron hoy muy bien y están en condiciones de jugar”.


El técnico tiene una idea clara del partido en su cabeza: “Me gustaría un Sevilla de presión alta, que se vuelva dominador porque no me gusta sentirme dominado. Hay que gastar mucha energía y esfuerzo en el que el Barcelona se sienta incómodo, porque si dominan el arco nos quedará lejos. De esta forma el partido se nos hará largo y necesitaremos mucha exigencia defensiva. Prefiero presionar en campo rival y eso es lo que imagino mañana”.

El nombre de Messi salió lógicamente a relucir: “En un uno contra uno es totalmente determinante. Su velocidad lo vuelve imparable, pero podemos recibir asistencia en ese marcaje para, entre todos, sujetarlo. No voy a descubrir ahora sus virtudes, pero nuestro sistema para sofocarlo y limitarlo debe conseguir que todo lo que haga, lo hagan entre nuestras piernas. Al que le toque esa cobertura le exigiré cercanía, porque si le permites ponerse de frente y que corra, va eliminando gente de forma imparable. Necesitamos que el respaldo sobre esa marca sea también efectivo”.

Tras dejar caer que Muriel tiene muchas opciones de ser titular, recalcó la importancia de tener la posesión: “No puedes pasártela defendiendo. Hay que usar el balón y recuperarlo para liberarte de esa defensa. Podemos imaginar el partido de una manera, pero necesitamos mucho trabajo para que ocurra”.