El ex consejero delegado del club se encuentra ingresado en la clínica Fátima desde el pasado fin de semana y ha solicitado el aplazamiento

El juicio contra Manuel Ruiz de Lopera, que debía reanudarse este miércoles 15 de noviembre, ha sido aplazado por la indisposición del ex consejero delegado bético, que desde el sábado de la semana pasada se encuentra internado en la clínica Fátima con una obstrucción intestinal. Así lo ha comunicado hoy a primera hora de la tarde la Audiencia a las partes.


Aunque su presencia no es requisito imprescindible para continuar el juicio, salvo el último día del mismo en el que el acusado tiene derecho a un turno de palabra, sí es un derecho del mismo, por lo que Lopera, ante la imposibilidad de asistir, ha solicitado el aplazamiento este mismo martes.

El juicio contra el expresidente del Betis Manuel Ruiz de Lopera por presuntas irregularidades en la administración del club encara su recta final tras 27 sesiones y un pacto con la mayoría de las acusaciones, por el que sólo sigue en la causa Béticos por el Villamarín.

Esta entidad de socios y accionistas es la única que sigue personada después de que el pasado 27 de julio, con el juicio ya iniciado, Lopera y Luis Oliver alcanzaran un acuerdo con el Betis y las asociaciones Por nuestro Betis y Liga de Juristas Béticos para la cesión del 51% de sus acciones, que les permitirá venderlas a los socios, a cambio de algo más de 15 millones de euros para ambos y éstos renunciaran a emprender acciones judiciales.

Tras el acuerdo, la Fiscalía ha rebajado su petición de pena para Lopera de dos o tres años de prisión y tres millones de multa a 3.600 euros por un presunto delito continuado de apropiación indebida.

En la sesión prevista para este miércoles a partir de las 9.00 horas era el turno de exponer su informe final para Béticos por el Villamarín, cuyo abogado, Aurelio Ruiz Piñas, ya anunció una rebaja en su petición de indemnización al resto de acusados de 26 a 6 millones de euros.