Fernando Moral, Alejandro Martínez y Ramón Alarcón, durante la presentación del segundo como técnico para la temporada 2017/18, el pasado 1 de agosto / RBB

Suma seis derrotas consecutivas esta temporada, a las que hay que añadir otras cinco, y una única victoria, de la pasada

Alejandro Martínez mantiene un horrible balance de una victoria y once derrotas al frente del Real Betis Energía Plus, que este domingo en Badalona, ante un Joventut que atraviesa una profunda crisis, sumó su sexta derrota consecutiva de la actual temporada en el que ha podido ser su último partido en el banquillo bético, pues su continuidad no se sostiene y su destitución parece inminente. El próximo partido de los béticos es el domingo a las 12.30h en San Pablo ante el Estudiantes, otro histórico en horas bajas, y para entonces el relevo en el banquillo debe ser un hecho.

Martínez no pudo evitar el descenso deportivo del equipo verdiblanco la pasada temporada tras la destitución de Zan Tabak, pero se mantuvo en el cargo y, tras la permanencia lograda en los despachos, ha sido el encargado de confeccionar la plantilla para el curso 2017/18, de la que forman parte varios jugadores bastante aprovechables pero que no están jugando como equipo, lo que dice muy poco del trabajo del entrenador.

Hace escasos días el Real Betis Energía Plus se hizo con los servicios de Antonio Alonso como nuevo secretario técnico y durante su presentación el presidente del club, Fernando Moral, señaló que su llegada “nos servirá para tener siempre alternativas en el mercado y, de hecho, ya las tiene”. Así que blanco y en botella. La labor del propio Moral, que acaba de despedir a cinco empleados históricos del club, también está siendo muy cuestionada y no sería de extrañar que el próximo en caer fuera él si no logra reconducir el rumbo del club, hoy por hoy perdido.