Tifo dedicado a Alberto Tenorio en la grada de Gol Sur antes del partido contra el Alavés / Lince

 

El club bético también homenajeó la figura del ex presidente Manuel Ruiz, que logró el ascenso de Tercera a Segunda en 1954

Alberto Tenorio, toda una institución en el Real Betis, del que fue utillero durante décadas, recibió el domingo un cariñoso homenaje de la hinchada bética y antes del partido fue agasajado junto a sus familiares en el antepalco del Benito Villamarín.


Tenorio, que nació en el campo del Patronato y durante gran parte de su vida vivió bajo la grada de Gol Sur del estadio -su padre, Antonio Tenorio, fue encargado del campo y ex futbolista del Betis en los años veinte y treinta-, fue recordado con un tifo con su imagen y una leyenda en la que se leía ‘Alberto Tenorio, guardián de Gol Sur’.

Alberto Tenorio, tras el homenaje previo al partido, se fue a su casa, en la ciudad deportiva, a verlo por televisión porque en el estadio había “mucha gente” y no es nada amigo de los bullicios el bueno de Tenorio, que recibió multitud de felicitaciones y parabienes y, entre abrazo y abrazo, soltó alguna guasa de las suyas.

 

Los familiares del ex presidente Manuel Ruiz, junto a José Miguel López Catalán y Ángel Haro.

Homenaje al ex presidente Manuel Ruiz

En el descanso del partido contra el Deportivo Alavés, el Real Betis Balompié ha querido rendir homenaje a la figura de don Manuel Ruiz Rodríguez, el presidente del ascenso de 1954. El presidente del Club, Ángel Haro, acompañado del vicepresidente José Miguel López Catalán, entregó una placa conmemorativa a su hija, Josefina Ruiz, que estuvo acompañada por los nietos del presidente Eduardo y Jorge Juliá Ruiz. También formaron parte del homenaje el sobrino del presidente, Juan Ruiz, y su sobrino nieto José Ruiz Maguillo, responsable de los servicios jurídicos del Real Betis; además de sus biznietos.

“La presidencia de Manuel Ruiz fue clave en el devenir histórico del Betis en unas condiciones realmente difíciles, por lo que el Club ha querido homenajearlo ‘in memoriam’ dentro del ciclo de los grandes presidentes enmarcado en el Centenario de Benito Villamarín. Manuel Ruiz Rodríguez, natural de Coria del Río, llegó a la presidencia del Real Betis en 1952, cuando el club ya cumplía cinco años en el desierto de la Tercera División y apenas contaba con 800 socios. Su trabajo denodado y su beticismo ayudaron a lograr el histórico ascenso de 1954 y sentó las bases del gran Betis que construiría Benito Villamarín. Murió joven, en 1956, quizá extenuado por sus titánicos trabajos al servicio del Betis, y por ello resulta tan conveniente que los béticos de ahora mismo conozcan a esta personalidad insigne. Uno de esos béticos que hicieron posible que hoy seamos lo que somos”, señala el Real Betis en su web.