Eduardo Berizzo, junto a sus auxiliares, durante el entrenamiento de este viernes / SFC

El técnico sevillista dice que “quizá sea prematuro” que N’Zonzi juegue los 90′ y está pendiente de la evolución de Mercado y Ganso

Eduardo Berizzo compareció este viernes en la víspera del partido ante el CD Leganés, aunque la primera pregunta aún versaba sobre lo ocurrido el pasado martes: “Sirvió para cortar la dinámica y que cada uno pelease por su lugar. Nos lo tomamos en serio y cada uno lo supo aprovechar. Rompimos la dinámica y eso nos debe dar impulso para mañana y para el miércoles”. Además, reconoció como una buena noticia el cambio de horario: “Me parece correcto por el público, porque el último partido fue un sufrimiento para el espectador y a esta nueva hora podrá disfrutar de lo que ve. A la gente le gusta lo dinámico, lo de ida y vuelta, y también sirve para cuidar la salud del espectador porque aquel día hubo que atender a mucha gente”.

En cuanto a las bajas, reconoció que Nzonzi cuenta con muchas papeletas para reaparecer: “Ha entrenado estos dos días y sin molestias. Esperaremos a la evolución al igual que con Ganso y Mercado. A partir de ahí confeccionaremos el equipo y la lista. A Nzonzi quizás sea prematuro exponerlo a 90 minutos, pero podría empezar el partido o entrar luego“. Ya el martes se vio esa reacción, pero el técnico quiere verla en las dos siguientes citas: “Esta situación al futbolista le impulsa. Le incomoda y eso hace que haya respuestas anímicas. Luego vienen las futbolísticas y hay que fortalecerse para buscar la victoria. Cartagena sirvió para revertir eso con rabia y hay que ratificarlo mañana y el miércoles”.


Bilbao, Moscú y Valencia fueron varapalos importantes, pero lo que queda es levantarse: “Los tres partidos tienen explicaciones diferentes y lo común es que hay que esforzarse más, compenetrarse y apretar los dientes. Hay que mostrar la jerarquía en momentos así y buscar revertirlo. Primero superar a un rival incómodo que viene muy bien y luego la rectificación del partido de Moscú ante nuestro rival directo en la Champions”.

También se cuestionó al técnico por la falta de espíritu competitivo en esas últimas citas, algo que para Berizzo no es tan rotundo: “No creo que se haya perdido, pero necesitamos hacer más para demostrarlo. Esta no es una comprobación teórica y yo puedo contestar con palabras adornadas, pero hay que demostrarlo en la práctica. Hay que convertirlo en actividad, en acción”. Además, no quiso darle al sevillismo más responsabilidad de la que le corresponde: “Cuando uno exige la mejor actitud, debe demostrar que puede y que tira del carro. La afición seguro que ayudará y nos hará ganar, pero el equipo tienen que engancharle para que haya esa sinergia. Cuando tu das, la gente se engancha con el equipo y nos hacemos más fuertes“.

También abrió la puerta el argentino a una mayor alternancia en la titularidad bajo palos: “David Soria venía de una inactividad y me parece lógico que pueda redebutar en LaLiga. Que rotasen era la idea original, pero la lesión de David rompió esa dinámica, aunque podríamos retomarla”. Además, se ratificó en la importancia de las dos próximas citas: “Son dos partidos de examen para nosotros, que necesitan de una acción y de ir en la búsqueda de reconducir la situación. Más que el carácter, creo que hay que encontrar a la gente en mejor forma y ese será el baremo de la elección”.

Por último analizó al Leganés, un equipo que está creciendo esta temporada: “Es un equipo muy ordenado, que sabe a lo que juega, repliega bien achicando espacios y sale a la contra. Juega muy rápido con Amrabat y Beavue y tiene un buen bloque, que ha encontrado más puntos incluso fuera que en su estadio. Habrá que atacar con paciencia y control, para que no nos quiten el balón y se lancen hacia delante”.