Esta asociación de béticos de base, constituida en 2007, ha desempeñado un papel decisivo en el proceso de regeneración democrática que ha tenido lugar en el Real Betis, en el que los pequeños accionistas controlan ahora el 55% del capital social

La asamblea de la asociación de béticos de base Por Nuestro Betis aprobó anoche por unanimidad su disolución, así como la del pacto de sindicación que aún representaba a cerca de un 3% del accionariado, una vez logrados los objetivos de devolver el Betis a los béticos con el que ambos organismos se constituyeron en 2007.


La asamblea de PNB asistieron los consejeros delegados del Real Betis, Ángel Haro y José Miguel López Catalán, así como el consejero Ozgur Unay. También estuvo presente Adolfo Cuéllar, presidente de la Liga de Juristas Béticos, otro organismo que también tiene previsto aprobar su disolución en próximas semanas y que igualmente ha sido clave en el proceso de regeneración democrática del Real Betis Balompié, que hoy cuenta con un 55% del accionariado repartido entre pequeños accionistas, todos los cuales, aunque posean una sola acción, podrán ejercer su derecho al voto por vía telemática en las próximas juntas. A la asamblea de PNB también acudieron representantes de la Federación de Peñas, varias de las cuales habían agrupado hace años sus acciones en el pacto de sindicación, y de la Agrupación de Béticos Veteranos.

PNB llegó a reunir en 2010 más de un 5% del capital social, lo que le permitió convocar una junta extraordinaria de accionistas en el transcurso de la cual se desalojó del Real Betis a Luis Oliver y los consejeros que se mantenían de la época de Manuel Ruiz de Lopera tras la intervención judicial del club.


José Tirado, presidente de PNB, hizo una exposición a los presentes de los logros conseguidos desde que se constituyera la asociación, que ya en 2007 abogaba porque el capital social del club -entonces controlado en su mayoría por Lopera– se distribuyera de forma que los minoritarios pudieran controlar al menos el 55%, lo que finalmente se consiguió el pasado mes de enero al culminar el proceso de venta de las acciones que aún controlaban Lopera y Oliver y cubrirse al completo la ampliación de capital, a la que acudieron miles de abonados que se han convertido en nuevos accionistas del club, uno de los que tiene su capital más repartido de todo el fútbol español.