Fue ingresado el lunes en la clínica Infanta Luisa al sufrir un episodio de hipertensión arterial y se sometió a las pertinentes pruebas con resultado satisfactorio

Rafael Gordillo ya ha recibido este miércoles al mediodía el alta después de haber estado ingresado desde el lunes por la noche en la clínica Infanta Luisa, tras sufrir un episodio de hipertensión arterial que recomendó su visita al hospital para someterse a las preceptivas pruebas médicas, pues a primeros de octubre de 2016 Gordillo sufrió un infarto de miocardio, motivo por el que fue operado y le colocaron dos stents en la clínica Infanta Luisa, por lo que todas las precauciones que tome son pocas.


Rafael Gordillo descansa desde las tres de la tarde en su domicilio, tras conocer el resultado satisfactoria de las pruebas a que fue sometido, y mañana jueves tiene previsto reincorporarse a su actividad habitual, acudiendo a un acto en representación de la Fundación del Real Betis Balompié que preside.