José Castro, en los juzgados declarando por irregularidades en la cuenta del club

La jueza investiga delitos de administración desleal y falsedad en documento por parte del presidente del Sevilla en el uso de la cuenta de representación del club

El presidente del Sevilla, José Castro, declarará este lunes como investigado en el juzgado de instrucción 11 de Sevilla por presuntas irregularidades en el uso de la cuenta de representación del club y en transacciones de acciones compradas por él. Castro ha llegado a primera de la mañana a los juzgados y ha declarado estar “totalmente tranquilo” antes de su declaración.

La jueza investiga delitos de administración desleal y falsedad en documento por parte del presidente del Sevilla en el uso de la cuenta de representación del club, a la que presuntamente cargó más de 118.000 euros en gastos personales como viajes particulares, si bien Castro consignó dos cheques para reponer dinero.

Fue un accionista minoritario, Agustín Martínez, quien denunció los hechos ante la Fiscalía, que vio indicios de delito y solicitó la apertura de la investigación judicial.

En concreto, la Fiscalía señala que entre el 2013 y el 2017 se observan “extracciones” de dinero de la cuenta del club “sin justificación alguna, incluida una transferencia a una sociedad” de la que Castro es administrador por 50.000 euros, así como gastos de al menos dos viajes a Santo Domingo en 2014, y otras extracciones de 30.000 euros “sin indicación de destino”.

Para el Ministerio Público, estos movimientos “van mucho más allá de lo permitido en el acuerdo tácito de existencia de tales cuentas, pensadas quizás para gastos de directivos en desplazamientos del club, compra de material deportivo, regalos, etc… en la tienda oficial, ya que existen auténticas disposiciones de dinero ajenas a cualquier actividad relacionada con el club”.

El director general del club, José María Cruz, y el responsable de Administración, Javier Cano, declararon como testigos el pasado 9 de febrero -junto al denunciante- y explicaron, según fuentes del caso, que en 1998 el Sevilla creó cuentas corrientes a disposición de “los presidentes, administradores y socios destacados” inicialmente “para recibir aportaciones” de éstos al club “en momentos de dificultades económicas”.

Posteriormente, con las arcas de la sociedad saneadas, estas cuentas se mantuvieran como una “facilidad” del club a sus administradores y socios con mayor dedicación, para cargar gastos privados que luego reponen mediante liquidaciones periódicas; si bien su uso no se reguló hasta el año pasado para fijar qué gastos pueden cargar, cantidades máximas y plazos de devolución del dinero.

Aseguraron que dichas cuentas, que actualmente tienes unos 15 directivos y socios destacados, y sus movimientos eran recogidos en la contabilidad del club y auditadas, incluso en dos auditorías de cumplimiento que “no pusieron reparo” alguno a las mismas, y que no ha habido daño económico al club porque “nunca ha habido un impago” por cargos hechos que no se hayan repuesto




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *