Sevilla, jugar con los sentidos en primavera

Pocas ciudades del mundo pueden presumir de la luz, el colorido y el aroma que impregnan sus calles cuando la flor de azahar anuncia la llegada de la primavera. Entonces la ciudad se transforma en una paleta inabarcable de matices que invita a disfrutar de la vida y a divertirse con la ilusión de un niño al que el tiempo nada parece importarle. Porque Sevilla en primavera ofrece al visitante unos atractivos únicos que han hecho de ella un referente universal en todos los sentidos.

 

 

La Semana Santa, la Feria de Abril y la celebración del Corpus Christi son los acontecimientos más importantes de las denominadas Fiestas de la Primavera. En ellas, y en su excepcionalidad, podremos vivir experiencias únicas y sentir la hospitalidad y la manera de ser del sevillano. Una persona acogedora y orgullosa de su ciudad, que vive con respeto y decoro los momentos de mayor religiosidad, y también sabe paladear, contagiar y compartir los instantes de fiesta y alegría.

Híspalis, que era como se denominaba la ciudad en el periodo romano, no solo atesora una larga historia, cultura, monumentos y lugares famosos en todo el mundo, sino que destaca por la singularidad de sus costumbres y el estilo de vida de sus habitantes. 

De aquella época romana permanecen aún numerosos vestigios en la capital y sus alrededores, como las columnas de Hércules y César, en la Alameda de Hércules, las murallas de la ciudad, construidas por orden de Julio César sobre el año 65 a. C., o la urbe romana de Itálica, a 10 kilómetros de Sevilla, en cuyo anfiteatro se celebraban espectáculos de gladiadores y representaciones de escenas bélicas. También tenemos constancia de que en sus sótanos tenían lugar diversos juegos de azar con la misma asiduidad con la que hoy accedemos a los mejores casinos online a través de internet.

 

 

Consciente de que solo existe la verdadera felicidad si esta es compartida, Sevilla tiene en sus calles, plazas, bares y terrazas una prolongación del hogar del sevillano, donde se muestra amable con todo el que se acerca. El encuentro, la reunión, la charla y compartir con los amigos los espacios públicos forman parte del protocolo y su manera abierta de comportarse. Un hábito identitario que invita a la acogida de propios y extraños.

Lugares emblemáticos como la Plaza del Salvador, el Altozano en Triana, La Plaza de Pescadería, La Alfalfa, La Alameda o la Plaza de San Lorenzo son los espacios más frecuentados, donde percibir el carácter amigable en el decurso cotidiano de sus gentes.

Sevilla es la ciudad de «la tapa» por excelencia, una costumbre gastronómica que ha traspasado fronteras. Comer en Sevilla es «tapear». Pequeñas porciones de comida de lo más variado y selecto de su gustosa oferta culinaria. Tapear en Sevilla es, cuando menos, saborear platos tan típicos como la ensaladilla rusa, los caracoles, el adobo, la carne con tomate, pavías de bacalao, los tomates con melva, el serranito o el magistral jamón ibérico, entre muchas otras deliciosas tapas acompañada de una cerveza bien fría.

 

 

Sevilla puede presumir, además, de ser la ciudad del mundo que más óperas inspiró a los más grandes compositores, fruto, sin duda, del embrujo y la belleza de un escenario urbano marcado por cientos de historias y leyendas que suscitaron el interés y el apego de músicos y literatos. Pero por encima de todo es la ciudad de la poesía de Bécquer y Machado, de la pintura de Velázquez y Murillo, y cuna del arte flamenco originario del singular barrio de Triana y la ciudad cercana de Jerez.

En la otra orilla del río Guadalquivir que divide a la ciudad, cruzando el Puente de Isabel II, Triana, el barrio del arte torero, flamenco y alfarero. Un barrio que cautiva al visitante por el aire inspirador de la sencillez y la cultura popular. Barrio de patios y balcones repletos de flores de una Sevilla que por encima de todo invita a jugar con los sentidos en primavera.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *