Marina Bernal presenta su nuevo libro sobre Lola Flores, “Lola, el brillo de sus ojos”
Martes 21 de diciembre a las 19:30 en el Teatro Cajasol de Sevilla

La periodista sevillana Marina Bernal Guerrero presenta mañana martes 21 de diciembre a las 19:30 en el Teatro Cajasol de la calle Chicarrero de Sevilla, un nuevo libro sobre Lola Flores, en el centenario de su nacimiento, con el nombre de “Lola, el brillo de sus ojos”. Marina Bernal, cierra así una trilogía sobre grandes artistas andaluces con proyección internacional que empezó con Rocío Jurado (Canta, Rocío, canta), continuó con Raphael en su 60 aniversario artístico (Soy Raphaelista) y sigue ahora con Lola Flores.

 

 

El libro pertenece a la colección ‘Vidas gráficas’, editada por Sevilla Press, en la que se hace un recorrido fotográfico por la vida de destacados personajes. De esta misma colección son los libros Superviviente Pantoja’, ‘Jesulin 3.0’, ‘Paquirri en Primera Persona’, y ‘Carmen Sevilla, la novia de España’, que también acaba de salir al mercado, todos ellos del también periodista sevillano Alfredo Sánchez.

El libro de Lola contiene más de cien fotografías, la mayoría inéditas, desde Lola asomada al balcón de la casa en la que nació en Jerez de la Frontera, en la calle Sol, 45, con sus padres, en su Primera Comunión, en sus giras con Manolo Caracol, en su boda con Antonio González(fue a las seis de la mañana y no se vistió de blanco ni llevó traje largo), la presentación de la película ‘Sevillanas’ con Carlos Saura, con Rocío Jurado en la Expo 92 de Sevilla , bailando con la duquesa de Alba y otros momentos especiales en su vida como su colección  de pinturas que realizo para pagar su deuda con Hacienda.

Marina Bernal conoció y entrevistó personalmente a Lola en distintas ocasiones, La cantante tenía un vínculo muy especial con Sevilla, ciudad a la que se trasladó siendo una niña y donde transcurrió parte de su infancia.

La autora recuerda  que: “eran muy frecuentes sus visitas a Sevilla, a la que junto a Jerez, consideraba su ciudad. Nunca faltaba en Semana Santa, en la Feria y en la Romería de El Rocío, además de tener grandes amigos aquí como los modistos Justo Salao o Pepín Castillo. Lola tenía un magnetismo personal único. En las distancias cortas era igual de cautivadora. Además de conocerla a ella he tenido oportunidad de entrevistar posteriormente a sus hijas, y a su nieta Elena, tres generaciones artísticas. También pude entrevistar a Antonio González “El Pescaílla”, en Jerez de la Frontera, cuando acudió con su hija Rosario a inaugurar la “Bodega de Lola” en las bodegas Real Tesoro de su gran amigo Pepe Estévez, un empresario referente en Jerez. Fue su última entrevista”.

 

 

LOS PROLOGUISTAS 

En el libro intervienen como prologuistas Jesús Quintero, Juan y Medio, Rosa Villacastín y Charo Reina. 

Es el periodista Jesús Quintero quien descubre el porqué de una de las frases más emblemáticas de Lola que da título al libro, “Lola, el brillo de sus ojos”. Recuerda Quintero, que vive ahora volcado en su Factoría en su pueblo natal, San Juan del Puerto (Huelva), como fue aquella entrevista cara a cara entre dos personalidades únicas.

-“¿Sabes por qué yo estoy tan guapa Jesús?, decía Lola, porque el brillo de los ojos no se opera y lo que llevas dentro sale hacia fuera”. Ambos tuvieron una relación muy especial y cómplice, hasta el punto de que sus entrevistas forman parte ya de la historia de la televisión. Quintero, que no suele prodigarse públicamente, aceptó encantado la invitación de la periodista Marina Bernal, a la que conoce desde hace tres décadas, a participar en este libro y también colaboró en su libro “Canta, Rocío, canta”, ya que fue el autor de la última entrevista que concedió Rocío Jurado en TVE.

Jesús cuenta que Lola y él tenían un proyecto que no llegó a materializarse. Ambos habían hablado sobre hacer juntos un programa de televisión, “una charla entre dos buenos amigos, cara a cara”, para el que incluso ya habían encontrado el nombre.

Juan y Medio recuerda de ella “Era una mujer que consiguió transgredir los cánones de la época y tenía una vitalidad e incluso una salud a prueba de bomba, podía trabajar toda la noche y luego quedarse de fiesta con las principales personalidades del mundo hasta por la mañana y luego seguir desarrollando su labor de madre, más o menos presencial, pero siempre estaba pendiente de su casa, administrando, actuando, cobrando, era todo un mundo…

En lo que se refiere a su personalidad era desinhibida, simpática, con una gran inteligencia natural, mucha intuición y una manera prodigiosa de repentizar, se revolvía en un palmo de terreno.

La herencia de Lola está dispersa en su familia, lo propio sería decir que está presente en Lolita, ella es el alma de Lola, pero el genio y su capacidad artística se reparte entre todos. Su legado artístico está repartido en sus nietos, en Alba, que es actriz, en Elena, en su hija Rosario, que tiene en el escenario ese magnetismo y esa fuerza… Parece como que Lola se ha dividido entre todos sus descendientes, a todos los alcanza pero entre todos no hacen una . Ella bailaba, cantaba, actuaba … era tremenda.

No ha vuelto a salir una artista como ella, su proyección fue única y nadie le ha llegado al tobillo, a pesar de la cantidad de medios que tienen hoy los artistas para darse a conocer.”

Charo Reina, sobrina de Juana Reina recuerda que : “no puedo decir en que fecha conozco a Lola porque ya estando embarazada mi madre de mi Lola tenía una gran amistad con mi tía Juana. Eran dos artistas muy distintas pero que tenían un gran sentido del humor y se reían de las mismas cosas”. Tanto Charo como Juan Y Medio forman parte del círculo íntimo de la familia Flores, hasta el punto de que ambos estuvieron invitados en la boda de Elena Furiase, la hija de Lolita hace unos meses en Vejer de la Frontera (Cádiz).

“En Marbella – recuerda Rosa Villacastin en el prólogo del libro –Lola encontró Lola su paraíso particular. Allí tenía un chalet, “Los Gitanillos”, un chalet nada ostentoso, tipo andaluz, con piscina”.

La ciudad le reconoció su vínculo con una calle en Marbella y otorgándole las llaves de la misma en 1991, después de 20 años instalada en esta localidad para disfrutar del verano en familia. Fue Jesús Gil quien quiso hacerle el reconocimiento oficial aunque la entrega de las llaves la hizo Pedro Román, primer teniente de alcalde. En aquel momento dijo: “soy una pionera de esta ciudad. Lo único que deseo ahora es que Dios me dé fuerzas para seguir siendo la misma durante otros 15 años, para seguir cantando y bailando”.

…..




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *