Sorprenden por su magnitud estos arcos de herradura apuntados similares a los del Patio de los Naranjos de la Catedral, arcos almohades del patio de las abluciones de la antigua mezquita, o los de la iglesia gótico mudéjar de San Marcos. Estos arcos del cuerpo de campanas de la torre de la también gótico mudéjar de San Lorenzo, aunque muy transformada hasta llegar a las cinco naves, a diferencia del resto, y la capilla mayor barroca que sustituyó al ábside poligonal primitivo de bóveda de crucería, poseen una especial belleza que merece ser contemplada detenidamente.