Lo que nos faltaba: una diputada de ERC considera el flamenco cosa del franquismo… y se hace una empanadilla de Móstoles

Era lo que nos faltaba… Una diputada de Esquerra Republicana de “Catalumnia” asegura que el flamenco es una cosa así como franquista porque el dictador lo utilizó como símbolo de lo español y eso de “la identidad española”, que también debe ser una cosa muy facha, va “contra la cultura que se hacía en Cataluña”.

De este modo, ante una propuesta del Grupo C´s en el Parlamento de Cataluña que pretendía reivindicar el flamenco como Bien de Interés Cultural en la Comunidad Autónoma y para proteger los tablaos que tanto están sufriendo en esta crisis sanitaria, la diputada Jenn Díaz, escritora autodidacta cuya única intervención que se le recuerda fue hace un año cuando subió a la tribuna y se echó a llorar para denunciar que diez años atrás ella fue víctima de violencia física y psicológica machista (cosa que le incumbe a ella y poco más, en la medida en que ella eligió al candidato a ejercerla), se salió por la tangente y dijo que apoyaría la propuesta sólo porque se trataba de reivindicar “la cultura en vivo”, no sólo el flamenco: “¿Por qué no la danza contemporánea?”, dijo. “¿Por qué hacemos propuestas tan concretas?”, insistió. Y al menos dijo “concretas”, no “croquetas”, que habría quedado a la altura del surrealismo catalanista daliniano.

Para Jenn Díaz, “el franquismo utilizó el flamenco como un símbolo de la identidad española”, lo que tal vez hace suponer que debió haber utilizado para ese fin las danzas vikingas, el origami japonés o los atracones de calçots, símbolos todos ellos inconfundibles de la españolidad, lo cual quizás habría agradado mucho a la militancia de Esquerra.

También resulta obvio que el franquismo utilizó la construcción de pantanos como símbolo del mejor desarrollismo en España y la construcción de hospitales públicos, lo cual permitiría ahora a Jenn Díaz calificar de facha beber agua y ducharse con agua de grifo o pretender curarse en un hospital de la red sanitaria del Estado.

“Que el flamenco forme parte de la cultura catalana no lo dicen ustedes -continuó-, pero Franco simbolizó el flamenco como algo español y pienso que ustedes se quieren convertir con estas propuestas en enemigos del flamenco en Cataluña”, abundaba la diputada acrecentando su lectura surrealista sobre algo tan elemental que a sus huestes les llevó a abuchear a los cantaores Miguel Poveda y Mayte Martín durante los actos de la Diada de 2007.

Para terminar de liarlo todo como una empanadilla de Móstoles, la diputada de ERC proclamaba que “en Cataluña el flamenco tuvo un enemigo, y se llama franquismo. Y de eso no hablan y eso también es hacer política. No hacer mención de cuál ha sido el problema del flamenco como expresión de cultura en Cataluña”.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *