La última función de Chus Cantero, “el guardián del teatro” y programador de espectáculos de la Expo’92

El legendario hombre de cine y de teatro Vittorio Gassman lo habría seleccionado para interpretar el papel de Yahvé, con su envoltorio inmenso de cabello blanco y su rotunda presencia reflexiva, de paquidermo tranquilo, tímido y gozoso que sobrevolaba siempre en la gestión cultural de la ciudad de Sevilla.

A él le escuché hablar algunas veces de que, al contrario que en el cuerpo humano, en el teatro es el órgano, primero, lo que posibilita la función, porque no hay teatro ni cultura sin un espacio necesario previo que permita ese ejercicio tan antiguo de la representación, esa psicoterapia colectiva, esa liturgia ancestral, ese ritual telúrico que navega entre la realidad y la ficción, como un espejo. Por eso creía necesaria una adecuada planificación que extendiese los espacios culturales públicos por nuestro territorio, sin los cuales no sería viable la creación, y así se convirtió en el último guardián del teatro.

Bibliófilo y cultureta desde la tierna infancia de la democracia, nacido en Bilbao en 1951, Jesús “Chus” Cantero ejerció de casi todo en los últimos cuarenta años y en todos los estratos y organismos vinculados a los escenarios teatrales de la ciudad, siempre cerca del área cultural de la Universidad y de la Diputación Provincial o de la Junta de Andalucía, donde se desempeñó como director general de Música, Teatro y Cinematografía.

Gerente del Área de Cultura de la Diputación de Sevilla, rector del Instituto de Teatro, gerente del Patronato de Itálica, asesor de Teatro de la Diputación de Sevilla, codirector de la Sala San Hermenegildo de Sevilla y asesor de Teatro de la Obra Cultural de la Caja de Ahorros San Fernando de Sevilla, fue también director de Programación de Espectáculos de la Exposición Universal de 1992, la que permitió la presencia del gran Vittorio Gassman con el último montaje de su larga trayectoria, acompañado de su hijo Alessandro Gassman, con el título de “Ulises y la ballena blanca”, inspirado en la novela de “Moby Dick”, de Hermann Melville y escenografía del gran arquitecto Renzo Piano.

El mundo del teatro en la ciudad bajará el telón para guardarle un luto merecido y de agradecimiento por su labor y su entera dedicación.

D.E.P.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *