La confirmación oficial será este martes 10 de julio en una rueda de prensa en la que participarán el presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, Mariano Barroso y el vicepresidente primero, Rafael Portela, además del alcalde de Sevilla, Juan Espadas

El pasado mes de junio, durante el anuncio de Andreu Buenafuente y Silvia Abril como presentadores de la próxima gala, Barroso ya adelantó que la próxima edición podría celebrarse en otra ciudad. Así, además de la habitual Madrid, explicó que había otras dos opciones “bastante potentes” que aún no podía avanzar.

Barroso ya señaló en una entrevista reciente con la agencia Europa Press  que la academia estudiaba un nuevo “concepto de la gala”. El objetivo, según indicó, es “reivindicar” el cine español en una gala que, tal y como lamentaba, todo el mundo parece saber cómo hay que organizar, “como pasa con el fútbol o con la política”.


Así, recordó que durante el último año se abrió la gala a concurso y se optó por el proyecto que “sobre el papel parecía más sólido”, un resultado con el que no están “orgullosos”, por lo que decidieron volver a la fórmula anterior.

En cuanto a los posibles cambios, Barroso también avanzó que se está hablando de agrupar la entrega de ciertos premios con el fin de hacerlo “más ágil”, aunque descarta eliminar ningún galardón. “La gala tiene que ser muchas cosas a la vez y esa es una de sus complejidades”, concluía.