La Fundación Cajasol, en la mañana de ayer, presentó una Inmaculada del reconocido pintor Ricardo Suárez. La obra ha sido adquirida para los fondos históricos de dicha entidad.
Durante la presentación, Antonio Pulido, Presidente de la Fundación, ha hecho hincapié en la importancia de la Inmaculada para Sevilla, “Murillo es Sevilla, las Inmaculadas son las que más representan la identidad e idiosincrasia de la ciudad y Ricardo lleva muchos años trabajando con nosotros en esta casa. Poca gente conoce tan bien la ciudad como Ricardo Suárez”.
El pintor ha explicado su obra llamando la atención de una Inmaculada mujer y no la tradicional niña, resaltando también la importancia del Guadalquivir como “eje vertebrador de Andalucía”. Su obsesión desde niño por pintar la Inmaculada y su inspiración en la frase del Apocalipsis, “aparecerá una mujer revestida de sol con la luna bajo sus pies”, le han llevado a realizar una fantástica obra que sin “alejarse de los parámetros clásicos” no evita ver el sello contemporáneo de Suárez.
El acto, encuadrado en la celebración de los 400 años del nacimiento de Murillo, ha reunido personalidades de la ciudad como Francisco Serrano, Beltrán Pérez, Carlos Herrera, Virginia Pérez, Rogelio Gómez, Carlos Navarro Antolín, Paco Correal, Francisco Robles, Juan Carlos Cabrera, Alfredo Monteseirrín, José María Font, Juan María del Pino… y un largo etcétera de admiradores del gran artista sevillano.