Manuel Rueda ( Sevilla 1998), es un  joven novillero , todavía sin caballos, de Puerta Carmona, considerado por los expertos como una de las más firmes promesas del toreo sevillano. Ha toreado en diversas novilladas sin picadores, en las que ha exhibido un estilo muy entroncado con el toreo clásico, lo que le ha granjeado un gran número de seguidores que van en aumento.  Elegancia y temple son sus características primordiales.


Como muchos otros compañeros de profesión es parco en palabras, y su humildad y nobleza, le llevan a reconocer que ser figura del toreo es un camino muy  arduo y la meta casi algo inexpugnable, pero tiene “ algo” que le distingue entre muchos que empiezan. Sevillainfo, habla con él y le “arranca” unas palabras.

S:I : ¿ De dónde proviene tu afición a los toros?


M:  Pues, aunque parezca increíble, surgió en mí desde niño  cuando con 9 o 10 años presencié mi primer festejo, una novillada con picadores en la Real Maestranza, donde toreaba Diego Silveti (mexicano). Recuerdo que salí impactado… como si hubiera recibido “ una llamada”, ahí mismo decidí que quería ser torero.  Silvetti por casualidades de la vida era muy amigo de mi familia. También hoy creo que pudo influír mi tío Joaquín Arjona, gran fotógrafo taurino y Joaquín Almero, un aficionado exigente de reconocido prestigio.  

S: I: ¿ Hasta qué punto es cierto que hay que tener mucho dinero para poder ser torero ?

M: Dicen los profesionales que antes uno quería ser torero para comprarse un cortijo… y que hoy es al revés (bromea con cierto pesar). La verdad es que es así, aunque siempre ha sido difícil y costoso. También hay que reconocer que el azar antes podía jugar a favor del diestro y hoy es más una carrera de fondo. Cuando alguien empieza a querer ser algo en la vida, le cuesta dinero y esfuerzos (algunas cosas más que otras), como puede ser estudiar un grado, ser tenista, futbolista… Es una inversión, no solo de dinero, de tiempo y esfuerzo, todo cuenta.

S: I : ¿Qué sientes cuando te enfrentas a un toro?

M: Son muchas sensaciones, unidas al mismo tiempo; miedo, respeto, responsabilidad, disfrute…  pero es lo que me llena. Siempre quiero conseguir que todo el mundo salga feliz y con ganas de verme de nuevo cuando toreo en cualquier sitio.

S.I : ¿Cuál sería tu sueño más inminente en la fiesta de los toros?

M: He aprendido que las prisas en este mundo, no son buenas. La idea es ir paso a paso, afianzándome, aprendiendo, avanzando. Mi mayor ilusión ahora, es prepararme muy bien este invierno  e intentar torear los máximos festejos posibles la próxima temporada.

S: I : ¿Qué toreros son los que admiras? ¿Te gustaría parecerte a alguno?

M: Admiro mucho a todos los toreros y todos los que se ponen delante de un toro. Intento  captar aquellos detalles que más me llaman la atención. Me gustan los clásicos, como el maestro Antonio Ordoñez, el Viti, José M Manzanares, Pepín M Vázquez, Curro Romero… Además de los actuales, como son José Tomas, Talavante, Manzanares… entre muchos otros. No obstante, sobre todo intento dejar traslucir mi personalidad, cosa que considero que es fundamental.

S.I : ¿Se torea hoy mejor que nunca?

M: En la época actual, todo se ha perfeccionado  mas, al toro se le exige más y es todo un poco más profundo… aunque claro, todo aquel que ha sido figura del toreo, lo es en cualquier época.

S.I : ¿Qué opinas del fenómeno animalista?

M: Pienso que a las personas le pueden  gustar o no los toros, y en general la llamada fiesta nacional, pero lo que más siento es que aquél que se hace llamar animalista sabe muy poco de la fiesta. Las respetuosas condiciones de crianza del del toro bravo, su vida en libertad  y la interacción con otros ámbitos de la sociedad, arte, cultura, economía que resultan muy beneficiosos.

S.I : ¿Sevilla o Madrid?

M: Soy sevillano. Adoro mi ciudad y tengo una relación especial con ella, Soy Hermano de la Buena Muerte y nunca puedo faltar a la procesión de la Virgen de los Reyes. Con torear en  mi tierra, sueñan todos los toreros. Sevilla es un escenario único y especial, pero hay que reconocer que Madrid es la que te catapulta y la que te pone a funcionar en éste mundo.

S: I: ¿Qué opinas de los toreros que se han involucrado en la política?

M: Soy muy joven y no tengo formada una ideología política, pero creo que el mundo del toro está sufriendo restricciones y ataques  y me parece loable que luchemos por lo nuestro cada uno en el ámbito que crea oportuno.

Para cerrar, Manuel Rueda, afirma que se conforma con “ser un buen profesional y mejor aficionado”. Parece que el temple y la elegancia no son sólo las características taurinas de este joven torero que comienza una carrera difícil pero que afronta con vocación, ilusión, gran esfuerzo y, sobre todo, un gran futuro por delante.