Conocido es el “lagarto” que cuelga en una de las galerías del patio de los Naranjos. Bastante menos el dinosaurio que decora el frontal de la urna que contiene los restos del monarca con la leyenda “Alfonso X El Sabio,” en la Capilla Real construida entre 1551 y 1575, en la que intervinieron desde Martín de Gainza, Hernán Ruiz el Joven, Juan de Maeda o Van der Borcht… El mausoleo, obra de Antonio Cano y Carmen Jiménez de 1948, ejecutado con motivo del VII centenario de la conquista de Sevilla, se sitúa en el lado del Evangelio, próximo a la reja de acceso. Curioso es el dinosaurio que representa la sabiduría del Rey Sabio, Alfonso X de Castilla.