¿Cuáles son los idiomas más difíciles del mundo?

Vivimos en un mundo globalizado y sin fronteras. Tomando un avión pasamos de vivir enclaustrados en nuestra realidad a compartir nuestra vida, nuestra cultura y nuestras experiencias con ciudadanos de otros países. Las culturas se están diluyendo unas en otras debido a los fenómenos migratorios, y las fronteras son cada vez más permeables. Una parte imprescindible de la cultura de cada pueblo es su idioma, cada uno con sus peculiaridades y dificultades. Hoy vamos a echar un vistazo a los idiomas más complicados de aprender, para todos aquellos a los que les gusta ponerse a prueba con retos complicados y apasionantes. 

Alemán

La dificultad para aprender un idioma depende en gran medida de cuál sea nuestra lengua materna. El alemán se presenta como uno de los idiomas más complicados para los hispanohablantes. Es una lengua germánica hablada por 100 millones de personas, especialmente en Alemania, Austria y Suiza. Tiene muchos dialectos. 

El alemán presenta dificultades sobre todo por su extenso vocabulario habitual. Mientras que un español tiene un repertorio de unas 1000 palabras en una conversación trivial, un alemán cuenta con más de 4000 palabras. Otra dificultad a considerar son sus géneros y plurales, que prácticamente carecen de normas, por lo que nos veremos obligados a memorizarlos.

 

 

Turco

A priori pudiera parecer un idioma marginal, pero lo cierto es que es el quinto idioma más hablado en el mundo, ya que lo hablan más de 220 millones de personas. El turco siempre fue considerado un idioma muy difícil, aunque en realidad no es tal, y aunque al principio pueda abrumarnos, nuestro cerebro se adaptará muy bien al proceso de aprendizaje. 

La base de esta lengua está formada por una serie de sufijos e infijos añadidos a la raíz de las palabras que permiten decenas de combinaciones. Hay muchas curiosidades sobre el turco, como por ejemplo que no cuenta con géneros para las palabras. Para aprender otras sobre el idioma turco visita el sitio web de Babbel, que te permitirá descubrir, además, aspectos típicos de las costumbres turcas.

Árabe

El árabe es una de las lenguas más difíciles para los hispanohablantes: son muchos los que empiezan a estudiarlo, pero pocos triunfan. Para aprender árabe tienes que estar extraordinariamente motivado y, sobre todo, tienes que aprender también su cultura, que será la que te abrirá las puertas de una de las lenguas más hermosas del mundo.

Como lengua semítica tiene uno de los sistemas derivacionales más ricos que existen, pudiendo así con la raíz de una misma palabra armar infinidad de ellas. Su sistema fónico es uno de los más ricos del mundo, con sonidos guturales y consonantes complejas, muchas veces parecidas a las del español. 

 

Chino mandarín

Un alfabeto distinto, una cultura totalmente diferente. Hay más de 1.100 millones de nativos hablantes. Lo complicado es, como siempre, ser perseverante. Algo que nos suena, nunca mejor dicho, a chino. 

Las pronunciaciones, en lo que se refiere a las entonaciones de las sílabas, pueden ser hasta cuatro distintas. El gran número de palabras homófonas, además, posee una pronunciación bastante complicada para un hispanohablante. No podemos obviar su sistema de escritura, que cuenta con hasta 50000 caracteres, y solo a partir de 1500 empezaremos a entender algo. ¿Te atreves?

Ruso

Otro idioma muy complicado para un hispanohablante. Su alfabeto cuenta con 33 letras, pero una vez sepamos pronunciarlas, al ser una lengua fonética, enseguida sabremos leer las palabras correctamente. Además, existe un buen número de préstamos de otras lenguas que nos son más familiares, entre ellas inglés y francés. 

La gramática presenta un sistema normativo muy rígido. En ruso los sustantivos tienen seis casos, con diferentes terminaciones, que muestran la función del sustantivo en la oración. No tendrás más que aprender sus normas de cabo a rabo y empezar a conversar.

 

….




 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *