Con la metáfora sutil por bandera, se nos presenta una historia cargada de espíritu crítico contra la deshumanización provocada por los medios de comunicación a nuestro alcance. “Sin hablar de nada digital, se habla de todo. Es un libro para personas reflexivas. Personas que no tiene prisa cuando leen” expone Antonio Florido.

Antonio Florido habla de literatura y hay que escuchar muy bien. Deja siempre una reflexión ingeniosa armada con su sentido del humor. Tras fumar, llega el turno de hablar de su nuevo libro, Perro Inmundo, publicado en el Grupo Tierra Trivium. “Un día de mucho calor. Hay una pareja, más o menos joven, sin hijos. Quisieron tener uno pero no han podido tenerlo. Están reposando la comida. En un ambiente sofocante, el ventilador puesto, etc. De buenas a primeras, llaman a la puerta”.

Así presenta Antonio Florido, ganador del Certamen Nacional de Novela Ategua en 2014 y el Certamen Nacional de Novelas de Ciencia Ficción y Fantasía Omnium en 2016, su novela. Algo tan cotidiano cómo una visita se trasforma en algo más. La tensión nos hace prisionera desde el primer momento. Perro inmundo comienza su montaña rusa de emociones, tras la trama inicial de la cotidianidad, en forma de esa visita. “Cómo están semidesnudos, solos y tranquilos, ella se abrocha la bata para abrir y él sube a su habitación arriba. Ha llamado un matrimonio. De la misma edad de ellos dos y con dos hijas en la adolescencia. Hasta ahí es todo más o menos natural”


Florido nos cambia de rol con su talento. De inocente lector a culpable voyeaur. “Hasta la última página del libro, la visita no se va nunca de tu casa” explica. Advierte el autor que no es una lectura típica de relax en la playa “este libro de 130 páginas no es un libro comercial, de masas, no lo es” argumenta. “Es un libro que te obliga a darle vueltas. Hay páginas, párrafos, incluso capítulos que dices los voy a leer otra vez. Debido a que los mensajes que me están transmitiendo, los quiero madurar un poco más” añade.

“A lo largo del libro se produce esa deshumanización. Esa visita al no irse nunca lo que produce en el matrimonio es una lenta separación de ambos. El matrimonio que llega atrapa emocionalmente a ella, pero él se resiste. El se deshumaniza hasta tal punto que se ve cómo un perro”. Tabletas, ordenadores, móviles. Todos ellos han invadido nuestros hogares, quitándonos la personalidad poco a poco mediante su invasión a nuestras vidas. Ello traerá fatales consecuencias para Emma y Modesto, los protagonistas de esta historia. Aunque no queramos, es también un poco la nuestra.