Templos como platós
Limitar los aforos ha traído televisar los cultos 

La pandemia ha ocasionado que desde un mundo que existió vivamos ahora con uno nuevo, no sabemos aún por cuánto tiempo. Y las hermandades de Sevilla han tenido que buscar también su forma de adaptación, por ejemplo a la hora de celebrar sus cultos con limitación de aforo de los templos impuesta por las normas sanitarias. Se retransmiten por Youtube quinarios, septenarios y funciones principales. El Streaming se impone.   

Realmente el fenómeno no es nuevo, porque ya antes de la pandemia algunas hermandades estaban ya en el Streaming, término que define con un anglicismo las retransmisiones en directo a partir del Canal Youtube propio de cada hermandad u otras redes, como Facebook. Lo habían hecho el Gran Poder (con la imagen permanentemente conectada de su Basílica), San Bernardo (la Función dedicada a la Virgen del Refugio), La Macarena (el rezo del rosario y la celebración de sus sabatinas)… Quizás data ya de 2016 el origen de estas retransmisiones, cuando lo hizo la Hermandad de la Vera Cruz por la Función en honor de Nuestra Señora de las Tristezas. 

El Streaming cofrade ha llegado a dar cobertura a pregones (como el de los Armaos) y conciertos. De este modo, algo que toda la vida discurrió y fue presenciado en el ámbito más íntimo de la ciudad, algo que había que contarle al resto del mundo, ahora puede ser contemplado por millones de personas. 

Digamos que la pandemia ha acelerado generalizar e implantar con urgencia las retransmisiones cultuales de las hermandades sevillanas, para el propio hermano que por razones de limitación del aforo se ve impedido de asistir a ellas, pero también para cuantas personas no pertenecientes a una hermandad deseen seguir sus celebraciones más solemnes, como los quinarios y los septenarios.

Nuestras fotografías muestran, entre los últimos que han tenido lugar, los quinarios de Nuestro Padre Jesús de las Penas (de San Vicente) y de Nuestro Padre Jesús Nazareno (de la Hermandad del Silencio).  

Hay empresas, auténticos especialistas en la materia, dedicadas a contratar sus servicios para que desde casa o, como ya es obvio, a través del móvil y desde cualquier ubicación, pueda “acudirse” a los templos sevillanos donde radican las hermandades, templos que se transforman en una especie de platós televisivos, con diversas cámaras abarcando distintos ángulos y situaciones, mesa de control para la realización de los planos, cableados protegidos y sellados que se extienden por el suelo, pero todo ello sin menoscabo de la naturaleza propia de los templos y el desarrollo de sus liturgias, todo hay que decirlo, porque estos profesionales también son especialistas de la discreción y del respeto a las formas más tradicionales de desenvolverse los cultos. 

Las hermandades de Sevilla han entendido a la perfección, una vez más y desde una historia secular, el signo de los nuevos tiempos, las nuevas versiones de lo que durante años y años se hizo de otras formas y ahora la pandemia ha obligado a superarlas. Sin embargo, y con más valor testimonial que práctico, también es de agradecerse la exquisitez y el buen gusto de mantener las añejas convocatorias en la fachada de las iglesias o el Boletín del Consejo. Todo convive en la actualidad. Todo enriquece a las hermandades. 

Fotografías de Beatriz Galiano

….




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *