Sevilla celebró el día de la Esperanza a los pies de La Macarena del mundo 

El desfile de miles de personas fue incesante guardando colas de una hora para conseguir llegar hasta La Macarena. Había bajado, sí; la Virgen de la Esperanza había bajado desde su camarín hasta el suelo de los mortales, porque ahora más que nunca era imprescindible que lo hiciera. No se suspendió el besamano. 

 Su Junta de Gobierno lo había entendido a la perfección: era de una “acuciante necesidad”  -así se calificó en un comunicado de la Hermandad-  que La Macarena recibiera la veneración de los sevillanos en el acto reverencial que haría las veces de su besamano tradicional.

El reportaje de nuestra directora gráfica Beatriz Galiano hace innecesario más texto. Ahí están las muestras, el testimonio inapelable de sus fotos recogiendo la exquisitez con la que la Virgen de Sevilla por excelencia fue ofrecida y acercada hasta miles de personas en el día de su festividad, el 18 de diciembre. Ante el presbiterio de su Basílica, rodeada por frisos de fragancia a su fragancia, y cubierta por la única posibilidad de su verde Esperanza  -porque ante La Macarena sólo se siente esperar y creer en Dios-, la ciudad escribió ayer una de sus más luminosas páginas de este tiempo difícil de tantas negruras y oscuridades que superará, otra vez más en su historia, de la mano de su Macarena universal, de esa mano que ayer fue besada por miles de ojos al encontrar los suyos.

Galería de imágenes por Beatriz Galiano

….




 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *