Recurren la negativa de impugnación de las elecciones en el Santo Entierro

En las próximas semanas se conocerá la resolución del recurso interpuesto

Cristo Yacente, Hermandad del Santo Entierro

Un hermano de la corporación de San Gregorio impugnó las elecciones celebradas en la corporación el 24 de noviembre por dos irregularidades: la ausencia de una comisión electoral que en ningún caso se formalizó y que el censo de hermanos no estuvo expuesto 30 días.

La autoridad eclesiástica competente, en este caso la Delegación de Asuntos Jurídicos del Arzobispado, encabezada por Miguel Vázquez Lombo, anunció que declaraba válidos los comicios y no existía ningún tipo de incumplimiento cuando fueron llevados a cabo. El Arzobispado de Sevilla, ya había enviado a la entidad del Sábado Santo el decreto con los miembros de la junta, para que puedan tomar posesión en un plazo estipulado de diez días.

Pero la historia no finaliza aquí. Tras desestimar Palacio la impugnación, este hermano ha vuelto a recurrir esta decisión. Adelantado por Andalucía Información, este cofrade tacha la conclusión de “peligrosa“, ya que haciendo extensiva su visión sobre este nuevo órgano creado en las normas diocesanas para tutelar el proceso electoral, entiende que “no sería necesaria su existencia”, justificando que en el Santo Entierro no se haya dado a conocer a los hermanos.

“Viene a decir que, como no hay mención alguna en cuanto a la publicidad, ni en las normas, ni en las reglas, no hay obligación en este sentido. Luego, al margen de los candidatos ¿qué pasa con los hermanos en general que quieran efectuar alguna reclamación? Si desconocen la existencia de este órgano ¿a dónde se dirigen? ¿Es lógico que un órgano de este carácter, novedoso y trascendental permanezca oculto a todos? Si este es el criterio a seguir en adelante, se ha certificado su defunción”, explica el hermano demandante.

En cuanto al censo y exposición, según el hermano de la cofradía de San Gregorio, el decreto justifica que no se cumplan los plazos por la existencia de un certificado del guardián del templo, en el que se cita que el censo ha estado expuesto 31 días. “Pero lo cierto es que en la carta que reciben los hermanos, aportada a la impugnación, se acredita que éstos son informados de la exposición del censo con posterioridad“, añade, por lo que los hermanos “no toman conocimiento” de la existencia del censo “hasta bastante tiempo después” aunque hubiera estado expuesto.

“Volvemos, por tanto, al razonamiento anterior, si no damos publicidad a las cosas en sus plazos, ¿qué sentido tienen?”, se pregunta este cofrade, que además finaliza su recurso entendiendo que Vázquez Lombo debe suspender cautelarmente el acto administrativo impugnado.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *