Pasión estrena un nuevo manto bordado de traslado para la Virgen de la Merced

La Santísima Virgen lo portará en su traslado a su paso de palio, que tendrá lugar este Viernes de Dolores tras la misa de 20 horas

La Archicofradía Sacramental de Pasión estrenará este Viernes de Dolores un nuevo manto bordado para la imagen de Nuestra Madre y Señora de la Merced, que lo portará esta misma tarde en el traslado a su paso de palio que se realizará tras la misa de 20 horas.

Esta pieza bordada ha sido diseñada y ejecutada por el taller de Jesús Rosado, quien ha inspirado el dibujo de sus vistas en los acantos de la túnica del Señor de Pasión realizada por Patrocinio López en 1869. El conjunto, bordado también por la parte trasera del mismo, lo centra el escudo de la Orden de la Merced, de la que se cumple en este 2018 los 800 años de su fundación.

El tejido utilizado como soporte es terciopelo azul grisáceo, empleando el mismo tono original del terciopelo del paso de palio de la Santísima Virgen. Este manto, por sus dimensiones, permitirá del mismo modo que la imagen pueda lucirlo en otras ocasiones, como en su besamanos en septiembre.

El manto esta bordado en oro a realce, con un diseño decimonónico a base de grandes hojas de acantos. Las piezas cuentan con grandes venas de hojilla y se han utilizado una extensa variedad de puntos y distintas hilaturas en oro fino.

La ejecución del manto ha sido sufragada en su integridad por un hermano de la Archicofradía, cuya generosidad ha permitido incorporar esta portentosa pieza al ajuar de la Santísima Virgen sin coste alguno para la Hermandad.

Restauración de la túnica de Patrocinio López (1869)

Por otro lado, el propio taller de Jesús Rosado ha acometido la restauración de la túnica bordada de Patrocinio López de 1869 conocida como la “de los acantos”, que la “reestrenará” el Señor de Pasión durante su besamanos del Sábado de Pasión y Domingo de Ramos.

La túnica fue objeto de una intervención de mantenimiento en el año 2013 por el taller de José Antonio Grande de León, pero el deterioro que especialmente sufría el soporte textil hacía necesaria una restauración integral de sus piezas bordadas y el pasado a nuevo terciopelo de la misma.

En el proceso de restauración el procedimiento empleado por Rosado se ha respetado la obra en su totalidad, sin variar nada su aspecto original. Junto con el nuevo soporte y la limpieza y restauración de las piezas bordadas, se han repuesto los pistilos de orfebrería de las once rosas de la Pasión bordadas en el conjunto. Se han repuesto hilaturas sólo donde faltaban y lentejuelas y fornituras donde estaban perdidas.

Esta túnica, de extraordinarios bordados de gran realce, se estrenó en 1869 al poco de trasladarse la Archicofradía a la iglesia del Divino Salvador, por lo que el próximo año cumplirá 150 de su ejecución. El Señor la ha portado recientemente en cultos internos, como su besapiés y Novena. Volvió a lucirla en su paso procesional en el año 2013, con motivo de la salida extraordinaria para participar en el Vía Crucis por el Año de la Fe y, debido a el impedimento de la lluvia en esa ocasión, la portó en la estación de penitencia del Jueves Santo de dicho año, siendo la última vez que ha podido verse procesionar esta soberbia pieza.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *