El documento entregado por un hermano de la corporación, fue llevado a Palacio tres días después de los comicios

Cristo Yacente del Santo Entierro

El 24 de noviembre fue elegido hermano mayor del Santo Entierro José María Domínguez-Rodiño frente a Fernando Sánchez, que presidía la otra cadidatura. La diferencia de votos solamente fue de dos.


Una vez pasadas las elecciones de la corporación de San Gregorio, un hermano ha impugnado estos comicios a la autoridad eclesiástica competente, en este caso ante la Delegación de Asuntos Jurídicos del Arzobispado, encabezada por Miguel Vázquez Lombo.

Se alegan dos incumplimientos fundamentales para la impugnación de este cabildo. Por un lado, la ausencia de una comisión electoral que en ningún caso se formalizó y por otro, que el censo de hermanos no estuvo expuesto 30 días.


Palacio ya ha contestado. Desestima la impugnación y declara totalmente válido el cabildo de elecciones celebrado en la corporación de San Gregorio. De esta forma, Domínguez-Rodiño no tendrá problemas en encabezar la junta de gobierno de la hermandad.

El Arzobispado de Sevilla, ya ha enviado a la entidad del Sábado Santo, el decreto con los miembros de la junta para que puedan tomar posesión en el plazo estipulado de diez días.