Monte-Sión tendrá finalmente dos candidatos. Miguel Ángel Martínez, se retira

Ha sido comunicado a los hermanos de la corporación a través de una carta

Miguel Ángel Martínez, ex candidato a Monte-Sión

El camino hacia las elecciones de Monte-Sión no está siendo fácil precisamente. En un principio, tres iban a ser los candidatos que se presentarían a estos comicios, el actual hermano mayor, Manolo Soto; Guillermo Baena y Miguel Ángel Martínez.

La tranquilidad parece que no ha colmado a estas candidaturas. Ya que si, hace unos días, Baena interponía un requerimiento ante la autoridad eclesiástica competente contra la actual junta de gobierno por el encargo de restauración de las cartelas del paso de misterio a David Segarra, haciendo que la corporación de la calle Feria sacara un comunicado aclarando la situación. Ahora es Martínez, el que vuelve a crear un clima de controversia al retirar su candidatura para optar a ser hermano mayor.

El excandidato, que basaba su programa en varios ejes como son la vida de hermandad, formación, relaciones con los hermanos, vida parroquial, cultos, relaciones institucionales, cofradía, caridad y gestión económica, ha decidido comunicar, mediante una misiva, a sus hermanos, que no seguirá en el camino con su candidatura para presidir la corporación del Jueves Santo en los comicios del viernes 15 de diciembre.

El 1 de octubre, presentación de la candidatura, ésta fue cancelada y no pudo llevarse a cabo.

Alega motivos personales como principal causa para su retirada. Además desea suerte tanto a Soto como a Baena, ya que uno de los dos será el próximo hermano mayor de la hermandad. Del mismo modo agradece a «un grupo de amigos/as fieles a mí en todo momento y dándome ánimos para seguir adelante entre tantas políticas destructivas y peleas de patio de colegio». Recalcando que «he intentado por todos los medios limar las múltiples asperezas, cerrar las heridas que se hicieron en otras batallas, que no llegaran a nada, una hermandad dividida la hace vulnerable».

La carta, al completo:

«Hermanos/as, creo que ha llegado el momento de reconocer que mi candidatura a Hermano Mayor de Monte-Sión para las próximas elecciones del 15 de diciembre del presente año, ha terminado.

Como os decía en mi carta de presentación, en la vida hay que tomar decisiones, y estas a veces son valientes, la de dar el paso adelante en mi presentación y la que ahora me ocupa, de retirar mi candidatura. ​Quiero aclararos varios puntos antes de despedirme.

​En primer lugar, que presenté mi candidatura para optar a ser el próximo hermano mayor, y estaba convencido de que podría conseguirlo.

​En segundo lugar deciros que di el paso adelante en mi presentación porque muchos hermanos/as me animaron a ello, hermanos y hermanas de toda índole, alejados de la actual Junta de Gobierno y también muy muy cercanos a esta. Por unos me he sentido totalmente defraudado y por otros les agradeceré siempre su apoyo.

​En tercer lugar informaros que mi lema de “Unión” lo he llevado por bandera en cuantas entrevistas me han realizado y conversaciones he tenido con cada uno de los hermanos/as que se han interesado en ello.

​En cuarto lugar deciros que me he sentido muy a gusto y arropado por ese grupo de amigos/as fieles a mí en todo momento y dándome ánimos para seguir adelante entre tantas políticas destructivas y peleas de patio de colegio. Yo presenté mi candidatura para ganar no para hacer daño a nadie.

​Por último os informo de mi decisión de retirarme, es fundamentalmente por problemas personales que no me dejan centrarme, concentrarme y dedicarle el tiempo necesario a este menester. Ser hermano mayor de Monte-Sión necesita estar en plenitud de facultades y dispuesto a dar lo máximo por nuestra hermandad. Mi vida personal en muy poco tiempo ha cambiado drásticamente, casi al tiempo de mi presentación como candidato, y los que me conocéis podéis dar fe de esto.

​Me siento orgulloso de ser Hermano de Monte-Sión, desde que llegué a cargos de responsabilidad he dado todo lo que tenía para hacerlo lo mejor posible, he disfrutado como un niño, y he conocido a personas maravillosas a las que quiero y querré siempre, aunque algunas me han hecho mucho daño, como cristiano las perdono y que sepáis que siempre os llevare en mi corazón. ​Tenéis que sentiros también ustedes orgullosos de ser miembros de esta corporación, he intentado por todos los medios limar las múltiples asperezas, cerrar las heridas que se hicieron en otras batallas, que no llegaran a nada, una hermandad dividida la hace vulnerable.

​Hermanos /as, disculpadme los que os sintáis defraudados, les deseo a Manolo y a Guillermo todo lo mejor del mundo, y que salga elegido el que mejor pueda desempeñar el cargo, pero me atrevo a darle un consejo al ganador, por la unión que será la fuerza de todos, al día siguiente de las elecciones hablad con el otro candidato y unir vuestras fuerzas para hacer una verdadera hermandad.

​​​​​​​​Miguel Angel Martínez García.»




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *