Malestar entre amplios grupos de hermanos de la Macarena por el posible traslado de los restos de Queipo

El traslado de lo restos del general ha levantado cierta controversia, aparentemente tímida, en algunos sectores de izquierda

Las nubes del franquismo siguen revoloteando sobre el arco de la Macarena. A lo largo de esta semana la posible exhumación de los restos del general Gonzalo Queipo de Llano, ubicados en la basílica de la Macarena, ha generado polémica también en los colectivos de izquierda. Partidos políticos de dicha ideología, sindicatos, incluso el pleno del Consistorio sevillano, se desayunaron el pasado martes 17 con una información del periodista Javier Martín-Arroyo en el diario El País en la que afirmaba que la hermandad habría decidido trasladar los restos del militar a un columbario común dentro del mismo templo.

Fue el propio hermano mayor de la corporación, José Antonio Fernández Cabrero, quien, a través de sus declaraciones a Sevillainfo y posterior comunicado oficial en la web de la Macarena, desmintió por completo la información publicada en el rotativo nacional, al mismo tiempo que afirmó desconocer las fuentes del profesional. A este respecto, la postura de la hermandad sigue siendo firme: “cumplir la ley” cuando se tome una decisión sobre tal cuestión sin intención alguna de herir “sensibilidades familiares”.

Dichas declaraciones, a pesar de ser políticamente correctas, no han sentado bien en algunos sectores internos y externos a la hermandad, principalmente en los primeros. Evidentemente, y más todavía tratándose de una ciudad como Sevilla, el debate sobre el asunto estaba más que asegurado. Hasta el punto de que haya algunos hermanos, especialmente de cirios verdes, que, en confesiones privadas a este medio, hayan incluso amenazado con marcharse de la fervorosa hermandad, pues hay quienes consideran que la Macarena habita allí gracias al difunto general.

En este sentido, son, desde hace años, los colectivos de izquierda citados con anterioridad los que demandan que los restos de Queipo sean desenterrados de su actual lugar. El último de estos en replicar fue la plataforma “Andalucía Republicana”, que anunció el pasado miércoles que emprendería acciones legales contra la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Macarena y el Arzobispado de Sevilla por “incumplir” la Ley de Memoria Histórica y contra la Junta de Andalucía por “no hacer cumplir” la normativa, considerando que los restos del fallecido permanecen en la basílica de la Macarena. Su primer acto fue manifestarse frente a las puertas de la basílica, sin éxito en afluencia de público. Desde un punto de vista más humano, resulta cuanto menos lógico poner el foco en una preocupación que sólo debería ser atendida por los familiares del difunto y de la propia corporación que guarda lo que queda de él.

COMUNICADO OFICIAL DE LA HERMANDAD DE LA MACARENA DEL PASADO 17 DE JULIO EN SU WEB:

Con respecto a la información publicada hoy martes 17 de julio por Javier Martín-Arroyo en el diario El País tras entrevistarse ayer con el Hermano Mayor José Antonio Fernández Cabrero, la Hermandad de la Macarena debe precisar algunas inexactitudes en dicha información.

En su respeto absoluto a la profesionalidad del periodista, la Hermandad de la Macarena le ha trasladado directamente dichas inexactitudes, informándole de que iba a aclararlas mediante un comunicado.

A este respecto, la Hermandad de la Macarena indica que:

– La Hermandad de la Macarena, como ha reiterado en numerosas ocasiones, cumplirá siempre la legalidad vigente. Ese es el único punto de partida para cualquiera de sus actuaciones.

– La Hermandad de la Macarena no ha tomado ninguna decisión ni tiene acuerdo alguno sobre el enterramiento de Queipo de Llano en la Basílica de la Macarena. Ni su Junta de Gobierno ni su Cabildo General de Hermanos ha acordado ninguna medida a este respecto; tampoco lo haría sin informar previamente a los hermanos y al Arzobispo de Sevilla.

– La fecha en que Javier Martín-Arroyo sitúa la supuesta exhumación (antes de la Navidad de 2018) es un malentendido del periodista -que ha reconocido él mismo a la Hermandad-; esa fecha se corresponde al inicio de los trámites para la construcción de un columbario en la Basílica, es decir, un espacio para el enterramiento de cualquier hermano de la Hermandad que lo solicite, una propuesta de la actual Junta de Gobierno absolutamente desvinculada del asunto de la tumba. El Hermano Mayor le declaró que su intención era llevar a la Junta de Gobierno de la semana próxima el inicio de los trámites para construir un columbario, incluso le comentó que aún no se ha concretado un espacio físico para su emplazamiento.

– La construcción del columbario abriría -siempre en condicional- en un futuro una posible vía de solución al enterramiento de Queipo de Llano que la Hermandad de la Macarena estaría dispuesta a trabajar junto a la familia del fallecido, propietaria de sus restos mortales y con la que aún no se ha tratado el tema. Este proceso no está ni siquiera iniciado, no tiene plazos y, además, no depende exclusivamente de la voluntad de la Hermandad.

– Los informes de los tres bufetes jurídicos solicitados por la Hermandad de la Macarena no “aconsejan” en ningún momento, se limitan a analizar jurídicamente cómo afecta la Ley de Memoria Histórica de Andalucía a la tumba de Queipo de Llano. Es decir, que esos informes no proponen ninguna medida ni acción a la Hermandad, simplemente ofrecen un dictamen jurídico y aséptico para que sea la corporación la que decida qué hacer llegado el momento.

– La Hermandad de la Macarena remarca que no existe acuerdo ninguno ni decisión sobre este asunto, simplemente apunta una posible vía para avanzar en una solución consensuada sin plazo establecido.

Finalmente, la Hermandad de la Macarena insiste en que la información da por un hecho consumado algo que no es más que una hipotética vía de solución sujeta a multitud de factores e imponderables y que aún no se ha iniciado.




1 Comment

  1. Alejandro dice:

    Cómo siempre el diario El País ofreciendo una información sesgada y no ajustada a la verdad, defendiendo los intereses de un colectivo determinado. Flaco favor a la democracia le ha hecho este periódico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *