El resto de imágenes serán trasladadas hasta el templo de manera privada

Cristo Conversión Hdad Montserrat / Juan López

El Cristo de la Conversión y la Virgen de Montserrat, titulares de la corporación del Viernes Santo, volverán a su sede canónica tras haber estado 6 meses en la cercana parroquia de la Magdalena.


El traslado se debió a las obras que se han realizado en la casa hermandad de Montserrat, anexa al templo de la entidad. De esta manera, y para el regreso de los titulares y el resto de las imágenes, ya se están ultimando las labores de limpieza e introducción de mobiliario. Además de haber finalizado la instalación de un ascensor, se ha creado un taller de priostía y otro de bordados, así como tres oficinas en las dependencias para poder trabajar con más comodidad.

Será el 6 de diciembre, cuando ambas tallas de la corporación regresen de nuevo a su capilla en un traslado sencillo, con el crucificado portado a hombros por los hermanos y la dolorosa, en una parihuela.


La capilla de Montserrat fue construida por Leonardo de Figueroa, estando fechada entre 1704 y 1710, aunque posteriormente se restauró por parte de Diego Antonio Díaz. Antiguamente era la sede de la desaparecida Hermandad de la Antigua y Siete Dolores, estableciéndose allí la hermandad del Viernes Santo en 1939.