La Macarena sí estará en besamano 
De carácter reverencial se celebrará del 17 al 20 de diciembre 

Miles de devotos podrán tener de cerca a La Macarena incluso en este año 2020. Su Hermandad ha considerado de “acuciante necesidad” la presencia cercana de la Virgen. De este modo parece entenderse con sabiduría por la Junta de Gobierno que el besamano de La Macarena se hace imprescindible en tiempos de esperanza, la Esperanza que Ella representa en mayúscula. 

A diferencia de otros casos  -algunos de ellos incomprensibles y sin sobradas justificaciones-, La Macarena, la Virgen de Sevilla por excelencia, sí estará en besamano. 

Se ajustará con carácter reverencial a las actuales circunstancias sanitarias, cumpliendo su organización y desarrollo con todas las normas exigidas para prevenir y controlar los contagios.  

El “besamano”, nuevamente entrecomillado en el caso de la Virgen de la Esperanza, tendrá lugar los próximos días 17, 18, 19 y 20 de diciembre, por lo tanto la semana que viene, coincidiendo como es tradicional en uno de ellos con el día 18, festividad de la Esperanza. 

Miles de personas podrán encontrarse cara a cara con la Virgen. Miles de personas tendrán la oportunidad de conmoverse y emocionarse ante el rostro cercano e impresionante de La Macarena. 

Los horarios serán los siguientes: 

-Exclusivo para los hermanos pertenecientes a la famosa Hermandad de La Madrugá sevillana, de 7 a 8:45 horas.

-Misa de 9 a 9:30 horas.

-“Besamano” ininterrumpido de 9:45 a 20:30 horas, al término del cual empezará la misa. 

Todo estará previsto para conjuntar comodidad de los devotos y cumplimiento de las normas: indicación y señalización del itinerario de entrada y salida; númerus clausus o aforamiento para permanecer en el interior de la Basílica, con las puertas abiertas de par en par, posibilitando para quienes lo deseen de esa forma ver desde la Plaza a La Macarena. Igualmente se contemplará de manera especial el acceso de personas con movilidad reducida. Y por supuesto la Hermandad colocará dispensadores de geles y exigirá, como parte de las más elementales y generales normas en todo lugar abierto al público, el uso de la mascarilla.

Habrá hermanos que estarán dispuestos voluntariamente para informar en todo momento de las normas a seguir para acercarse hasta la universal imagen de la Virgen, teniendo muy presente en su labor que se guarden las distancias de seguridad en las colas, marcadas con pegatinas en el suelo del templo y exterior.

Por este año no acudirán los coros de campanilleros ni se establecerán turnos de vela con la Virgen durante toda la madrugada. Pero durante los días de este especial besamano reverencial ante la Virgen de Sevilla, su museo oferta visitarse bajando el precio, sólo 1,5 euros, sumando la posibilidad de ver a la Virgen, centrando la maravillosa escenografía de su besamano, desde el coro de la Basílica y las galerías superiores de su templo. 

En tiempos difíciles, La Macarena se hace más imprescindible e inevitable que nunca. Su bajada desde el camarín hasta la altura misma de los mortales no admite suspensión. Está ya claro que, con La Macarena, la Esperanza en mayúscula no es lo último que se pierde, sino lo que no se pierde nunca. 

Fotografía del archivo de Sevillainfo por Beatriz Galiano.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *