La abogada sevillana Blanca Moeckel recibe públicamente el agradecimiento de la Hermandad del Cristo de La Misión

Durante el almuerzo posterior a la celebración de su Función Principal de Instituto, la Hermandad claretiana del Cristo de La Misión  -archicofradía del Inmaculado Corazón de María-  ha querido reconocer públicamente, y no de forma privada, la personal y altruista dedicación profesional de la abogada sevillana Blanca Moeckel a los asuntos jurídicos que ha necesitado resolver la corporación radicada en el templo del Colegio de San Antonio María Claret.

 La Hermandad claretiana eligió el almuerzo anual del día de su Función Principal de Instituto como la mejor oportunidad para agradecer a la joven abogada Blanca Moeckel los servicios profesionales prestados altruistamente a esta corporación sevillana. Se hizo hincapié en el carácter público del agradecimiento, en el especial interés que la Hermandad puso en hacerlo así, no de forma particular, pues consideraba que el asesoramiento jurídico y la asistencia de la letrada habían sido decisivos para asegurar la tranquilidad en un tema de gran relevancia para la Hermandad. Pero no sólo se quiso resaltar su gran valía profesional, sino también la personal, resaltando cómo Blanca Moeckel había estado pendiente de las preocupaciones de la Hermandad más allá incluso de cuanto se le pedía. Refirió la formación espiritual de la abogada, perteneciente a una familia que le había inculcado servir a las hermandades. Y se dejó constancia de que por mucho que se le entregara una placa a modo de reconocimiento y recuerdo de su entrega, jamás podría agradecérsele lo que había hecho por el futuro de la Hermandad de La Misión.

 Blanca Moeckel, sosteniendo el obsequio conmemorativo sobre sus manos, se mostró muy agradecida a todos los presentes, citando a sus dos ejemplos en la vida, su abuelo Otto y su padre, el prestigioso jurista Joaquín Moeckel, que han sido sus grandes maestros en el altruismo y la generosidad.

 Con este reconocimiento a Blanca Moeckel, a muchos les quedó claro lo que sucede cuando una Hermandad tiene la educación de reconocer el mérito que tienen las personas altruistas, desinteresadas económicamente, ayudando a los demás, incluso a hermandades a las que ni siquiera pertenecen.

Fotografía de Beatriz Galiano.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *