El estandarte de María Auxiliadora de la Trinidad, será restaurado y reformado por Paquili

La pieza fue realizada en el taller de Mariano Martín Santoja en el año 2008

Cartela estandarte / Archicofradía

La Archicofradía de María Auxiliadora Coronada, de la casa salesiana de la Trinidad, procederá a acometer los trabajos de restauración y reforma de su estandarte por parte del bordador Francisco Carrera Iglesias ‘Paquili‘, con el objetivo de ser estrenado en mayo de 2018.

La obra estará enmarcada en su zona central por una cartela bordada en seda con la imagen salesiana que pintara José Méndez en 1981. Próximamente se dará a conocer la fecha de culminación de estos trabajos.

Representa a la Virgen de Don Bosco como Reina llevando en su mano izquierda a Jesús Niño, a sus lados aparecen diverso ángeles acompañándola y portando el escudo de la archicofradía, la flor de azahar y  cartelas con la inscripción de ‘María Auxilium Christianorum’ por ser el Verbo encarnado.

La pintura será sustituida por una cartela con la misma imagen bordada en seda, mientras que el tejido elegido para el estandarte será como los colores corporativos de María Auxiliadora.

Paquili se formó en la escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Nervión desde 1972 hasta 1975, ampliando sus conocimientos entre los años 1979 y 1984 con Fidela Velázquez, oficiala del taller de Leopoldo Padilla Vic.

Con motivo del XLV Congreso eucarístico internacional celebrado en la capital hispalense en el año 1993, colaboró con Enrique Cabeza en el diseño y realización de la mesa de altar y colgaduras para la Giralda y otros enseres para el mismo congreso. Su obra no religiosa más importante es la colaboración con Gastón y Daniela en el diseño y bordado de los tejidos del palco Regio del teatro real de Madrid, obra de 1998, además de distintos tapices, banderas y ropaje de maceros destinados a diversos organismos oficiales de España.

Comenzó a bordar por devoción a su Virgen de los Dolores del Cerro, desde los años 80’s, que por entonces contaba con no muchos más de 50 hermanos; y en un tiempo en el que, según narra, en Sevilla solo había dos talleres de bordado, el de Elena Caro y el de Carrasquilla, además del convento de Santa Isabel.

Tiene su taller en el número 11 de la calle San Isidoro de Sevilla, donde trabaja no solamente en bordados sacros para la Semana santa, sino también en bordados para firmas de moda como Loewe, que llegó a Sevilla en el año 1988 y para la que trabajó en dieciséis colecciones.




 

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *