El Teatro Quintero presenta el sábado “Del Alma de Sevilla”

El escenario del Teatro Quintero será el próximo sábado, 30 de marzo, el que ofrezca un espectáculo de auténtico lujo sentimental: “Del Alma de Sevilla”, una obra plena de garantías por deberse a Enrique Casellas y a José Carlos Seco, con producción ejecutiva de Pasarela, S.L. Dos especialistas musicales en exquisiteces como Casellas y Seco reunirán lo que ellos llaman “un universo de sevillanas de cofradías”. Abarcarán que sean cantadas todas las que hacen estación de penitencia a la Catedral. La emoción está asegurada por quienes saben tanto de haberla transmitido en largas y veteranas trayectorias artísticas.

Cantar por sevillanas la Semana Santa fue siempre un reto, no superado en muchos intentos, pero logrado por espíritus de extrema finura. Es una especie de fusión de ambientes de dos fiestas, aparentemente tan distantes como la Semana Santa y la Feria, cuya intercesión se mueve en los milímetros que pueden diferenciar la naturalidad de lo forzado. Un mínimo error de cálculo, y el propósito se quiebra. Es una dificultad tan difícil de salvar como en su tiempo supo hacerlo la cartelística primaveral que cayó con ventura en manos de pintores de la altura genial de Bacarisas.

Cantar la Semana Santa por sevillanas es una aspiración que felizmente cumplida sólo pudieron permitirse hasta ahora los mejores. Los antecedentes llevan nombres de oro, históricos del género: Los Hermanos Reyes en “Con una cruz al hombro”, de su disco dedicado a Andalucía, editado en los años sesenta por la fenecida Hispavox, dedicando sus sevillanas al Gran Poder, La Macarena, El Cachorro y la Esperanza de Triana. El Pali elevó hasta la categoría de lo clásico lo de “madre no me riñas más por salir de costalero”. Los Rocieros acertaron con “Eres mi cruz”. Y la gran irrupción en la Feria de Abril, la que de manera rotunda estableció la convivencia entre Semana Santa y baile por sevillanas, fue la creación de Pascual González para Cantores que hizo corear a todo un Real “yo salgo el Martes Santo de penitente”. Después vino “Cachorro”, también de Pascual González pero en solitario, primer premio de la SGAE, insuperable en vincular a la Semana Santa con las sevillanas, un prodigio de alternancia instrumental entre guitarras y banda de cornetas y tambores.

Enrique Casellas y José Carlos Seco son legítimos herederos de unas formas sólo aptas para compositores de excelencias como ellos. Casellas llegó a interpretar en uno de sus primeros discos -si no el primero- una delicatessen: “Removiendo en el tiempo”, donde parecía cantar con una voz de color de Hoenleither a los nazarenos de la Hiniesta. Precioso. Y Seco es un especialista en esencias sevillanas, un pregonero de arreglos, que sirvió a José Manuel Soto una joya musical que lució la Esperanza de Triana. Es un músico de muchos quilates, de una hondura nada común, que maneja el idioma hablado por muy pocos, por eso ha podido entenderse nada menos que con Pascual González.

La obra que el sábado será todo un gran estreno en el Teatro Quintero, se expresa por sus artífices como una “breve antología que resume nuestra manera de ver, desde los barandales de la poesía y la música, a la Semana Santa sevillana. Un espactáculo fraguado desde el alma para intentar acercarnos, con el respeto más profundo, a los rincones del Alma de Sevilla”. Será, como afirman Casellas y Seco, un recorrido sentimental por las entrañas de la fiesta. Textos y melodías nos aguardan para la emoción. Y un elenco artístico que integrarán Manuel Pérez “Lolo”, Jesús Castro “Triana”, Guillermo Caballero, Manuel Fernández “Chano” e Ignacio Ruiz “Nacho”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *