El arzobispo de Sevilla impuso al abogado Joaquín Moeckel la Medalla de Oro del Baratillo

En el marco de la celebración de la Función Principal de Instituto de la Hermandad del Baratillo, el arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo, impuso al prestigioso abogado Joaquín Moeckel la Medalla de Oro de la arraigada y popular cofradía del Barrio del Arenal. El jurista añadió a su enorme satisfacción por dicho reconocimiento que su padre, Otto Moeckel (que hace años también mereció esta distinción), le acompañara a su lado en un día tan importante.

 

Como en años anteriores, la Hermandad del Baratillo celebró su Función Principal de Instituto en la Iglesia del Señor San Jorge, del Hospital de la Santa Caridad, cercana a su Capilla de la calle Adriano, donde le resulta imposible acoger con el suficiente espacio a cientos de hermanos que participan en esta Eucaristía anual cuya relevancia establecen las Reglas.

 La Hermandad del Baratillo, cuyo hermano mayor es Marcelino Enrique Serrano Cantalapiedra, infunde a este importante oficio religioso un carácter solemnísimo, en el que la contribución a ello de la orquesta y coros dirigidos por el maestro Arturo Artigas es decisiva. La ceremonia, que está cuidada en todos los detalles -incluido un acertadísimo protocolo de formas y recibimientos a autoridades civiles y militares y personalidades del mundo cofrade -, pone un énfasis manifiesto en el componente musical, impecable eligiendo el repertorio, conmovedor y emocionante para sentir la fe en Dios. Los ojos de muchos de los asistentes, en un templo completamente abarrotado, estaban llenos de brillo.

 La Virgen de la Piedad y sobre su falda el cuerpo muerto del Cristo de la Misericordia, presidían la misa desde el lado derecho del presbiterio conforme los fieles miraban al altar mayor, y sobre las andas en las que la noche antes los sagrados titulares habían sido trasladados desde su Capilla hasta la Iglesia del Señor San Jorge. Esta Función Principal contenía además un significado histórico especial, pues la venerada imagen de la Piedad -una de las devociones más grandes de la Semana Santa sevillana- está conmemorando en 2020 el 75 Aniversario de ser esculpida por Fernández Andes.

 Con todas estas circunstancias tan especiales iba a producirse, sobre las doce del mediodía y al término de la celebración eucarística, un hecho que sólo se había dado hasta ahora en tres ocasiones a lo largo de la historia de la Hermandad del Baratillo: la imposición de la Medalla de Oro a uno de sus hermanos. El último de ellos había sido Otto Moeckel, precisamente el padre de quien ahora resultaría distinguido con este honor, su hijo Joaquín Moeckel, al que todo el mundo conoce como abogado sevillano de gran prestigio, ex hermano mayor del Baratillo y hombre muy solicitado por los medios de comunicación como experto en temas jurídicos de actualidad.

 Tras recibir el arzobispo el obsequio de un pectoral por parte de la Hermandad y entregarse los respectivos marcos conmemorativos a los hermanos que habían cumplido los 50 y 75 años de pertenencia a la misma, monseñor Asenjo se dirigió a los presentes anunciando el momento de imponer la Medalla de Oro del Baratillo a Joaquín Moeckel, de quien afirmó que lo hacía con mucho gusto y que se sentía muy recompensado con su amistad. Lo recordó como hermano mayor y refirió que su padre, Otto Moeckel Von Friess, también recibió hace años la Medalla de Oro de la corporación nazarena. Y señaló textualmente: “Don Joaquín tiene muchos méritos contraídos con la Iglesia. Con una particularidad: que no hay que llamarle para que venga a ayudar o a servir a la Iglesia. Sale de él, se ofrece él. Lo pueden contar las monjas de Santa Inés. Y además no lo hace por el vil metal, por una recompensa. Lo hace por amor a Dios y por amor a la Iglesia”. Añadiendo que se alegraba de que la Hermandad hubiese sabido reconocerle sus méritos. Por último, el arzobispo pidió para él salud, paz y alegría a fin de que continuara en su servicio a la Iglesia.

El broche de oro musical lo puso seguidamente la orquesta y coros dirigidos por Arturo Artigas, interpretando una versión auténticamente magistral y emotiva de la famosa marcha procesional “Caridad del Guadalquivir”, del compositor Paco Lola, que desde hace años es toda una seña de identidad del Baratillo en la tarde del Miércoles Santo.

Galería de fotos de Beatriz Galiano.

 




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *