D. Juan Dobado ha elevado, a la autoridad eclesiástica competente, los continuos requerimientos que un grupo de hermanos han realizado a la junta de gobierno sobre la gestión de las actuales cuentas de la corporación

Pepe Moreno, hermano mayor de los Gitanos

El 15 de noviembre la Hermandad de los Gitanos celebró cabildo extraordinario de hermanos para informar  y aclarar las inquietudes generadas públicamente en torno a la gestión de la actual junta de gobierno, presidida por Pepe Moreno.

Por un lado, se trató la aprobación del cabildo extraordinario anterior y por otro, la aclaración de las dudas levantadas sobre la gestión económica de la junta actual.


En el mes de septiembre, seis miembros del equipo de Moreno presentaron su dimisión irrevocable como consecuencia de un problema acaecido con las cuentas de 2013, derivadas de los actos y la salida de la Virgen de las Angustias con motivo del XXV aniversario de su coronación canónica.

La hermandad hizo hincapié en ese momento que “fueron firmadas por el hermano mayor, mayordomía y fiscalía, y aprobadas por el cabildo de oficiales y posteriormente por el cabildo de cuentas, quedando reflejadas en ellas todos los apuntes contables realmente realizados y que se contienen en las mismas, incluido el donativo realizado en el ejercicio del año 2013 por un hermano, para la celebración del XXV aniversario de la coronación de María Santísima de las Angustias, ya que los gastos que se produjeron con motivo de tal efeméride superaron las previsiones presupuestarias iniciales”.

En ese cabildo se habló de un sobre con una cantidad de dinero destinada a uno de los cultos realizados por la entidad y que desapareció sin saber qué había pasado, haciendo que las cuentas comenzaran a descuadrar. El hermano mayor, de su bolsillo, repuso esta cantidad, al igual que ha realizado donaciones en otras ocasiones. Además, el máximo dirigente de la entidad, leyó una declaración jurada tanto de él como de sus herederos (mujer e hija), mediante la que hacía saber que la hermandad no le debe nada económicamente, ya que lo considera un donativo.

El Rvdo. Padre D. Juan Dobado Fernández, director espiritual de la hermandad, ha elevado a la autoridad eclesiástica competente los continuos requerimientos que un grupo de hermanos han ido realizando sobre las cuentas de este mandato. Tras estas consultas se ha informado que la autoridad eclesiástica, que desde un primer momento ha estado plenamente informada de todo lo sucedido, no está preocupada por las cuentas de la hermandad. Además, entiende que la junta de gobierno ha hecho todos los esfuerzos necesarios para aclarar cualquier duda, atendiendo a las reuniones requeridas por los hermanos y celebrando un cabildo general extraordinario, en el que libremente los hermanos pudieron preguntar sus dudas. Por otro lado, se da por zanjada esta cuestión y se insta a la junta de gobierno y a los hermanos a evitar toda discusión referente a cuentas pasadas, ya aprobadas en los respectivos cabildos generales de cuentas.

Para finalizar se anima a la hermandad a lograr un clima de respeto apropiado que permita que las próximas elecciones puedan celebrarse con la máxima normalidad.