Los comicios tendrán lugar el 28 de enero

Antonio Moreno y José María Flores, candidatos a hermano mayor en los Gitanos

Todo parece indicar que en las elecciones de los Gitanos habrá dos candidaturas en liza. Tras la retirada de Carlos de Paz, actual teniente de hermano mayor, para encabezar la entidad que preside Pepe Moreno, José María Flores Vargas y Antonio Moreno Santaella, serán los candidatos que releven a Moreno de su cargo.


Flores es actual mayordomo primero de la corporación de la Madrugada. Se incorporó a la hermandad en 1967, ejerciendo como contador durante el primer mandato de Pepe Moreno. En mayo de 2012 tomó posesión del cargo de mayordomo.

Por su parte, Santaella anunció que sería candidato a hermano mayor a finales del mes de noviembre, bajo el lema ‘Juntos decidimos, juntos construimos’. En las redes sociales oficiales de la candidatura, explica “Sí, soy uno de los vuestros, uno de vosotros, con los que comparto devociones y sentimientos, identidades y pasiones que se esconden en el alma y brotan del corazón. Un sevillano del barrio de Triana que a sus 62 años sigue amando profundamente la tierra que me vio nacer y donde he vivido siempre. Nacido en el seno de una familia humilde y trabajadora, en la que aprendí a poner en práctica los valores inculcados por mis mayores, y que en cuyas bases, han estado sustentadas las tres vertientes por las que ha discurrido mi vida, que son, el respeto a la familia, la lucha por ser mejor persona desde mi condición de gitano y el amor incondicional a Nuestro Padre Jesús de la Salud y a su bendita madre María Santísima de las Angustias desde mi proceder de cristiano y cofrade”. 


Antonio Moreno se dirige a los hermanos de la corporación indicándoles que “Nuestro caminar por estos tiempos, al igual que el discurrir de nuestra hermandad, nunca han sido fáciles, no son los momentos adecuados para opulencias, ni en lo social ni en lo personal, y hay que calibrar con criterios rigurosos cualquier tipo de posibles excesos, metiéndonos en los zapatos de esa gran cantidad de hermanos y devotos que lo están pasando verdaderamente mal en un cada vez más precario, entorno laboral y familiar”.

Respecto a su programa y a las líneas generales que seguirá es franco “Sueño con una hermandad digna en lo institucional, con un continuo afán de formación y aprendizaje, tanto en lo espiritual como en lo terrenal, imbuido en una base de sentimiento humanitario donde la caridad sea nuestra primera finalidad, con la que poder paliar en lo posible, los reveses que, cuando menos lo esperamos, nos asesta la vida. Quiero vivir una hermandad de puertas abiertas, llena de ideas aportada por todos, donde se produzcan críticas constructivas que nos ayuden a crecer, que todos los hermanos aporten nuevos proyectos, nuevas ilusiones e incluso reproches”.