Casi 6 horas de reunión entre el presidente del Consejo de Hermandades, el vicepresidente, delegado de día y hermanos mayores de la jornada

Crucificado del Calvario

Parecía casi imposible, una odisea que debería haberse terminado a principio de verano, cuando el consistorio hispalense dijo que habría solución en esa fecha. Pero no ha sido hasta el mes de noviembre, cuando la Madrugada de 2018 ha alcanzado su acuerdo definitivo.

Una reunión, el 23 de noviembre a las 20:30 horas, en la casa hermandad del Calvario, hacía presagiar que la noche no sería fácil y mucho menos, corta. 6 cortejos, algunos con una clave más que importante para zanjar los problemas de esta jornada de la Semana Santa, que entre tiras y aflojas, lograron llegar al consenso casi a las 02:30 horas.

Aunque el Calvario comunicó que no estaba cerrado el cambio de recorrido de la cofradía a través de las calles Gravina y Alfonso XII “en absoluto, existe acuerdo cerrado alguno en el seno de la Madrugada en dicho sentido, añadiendo en este escrito que se habían mantenido conversaciones donde “la hermandad había hecho, y seguiría haciendo, propuestas constructivas y proporcionadas para solucionar los problemas de la jornada, instando a la colaboración leal de todas las hermandades en dicho fin, no cargando la responsabilidad de dichos problemas solo en algunas de las corporaciones”, no han tenido más remedio que aceptarlo por el bien de la Madrugada.


De esta forma, los dos cruces más peligrosos (San Pablo y Laraña) se solucionarán de la siguiente manera: el Silencio mantendrá su itinerario de regreso de 2017 pero ampliará el mismo y accederá a su templo por la calle Santa Vicenta María, Alfonso XII y El Silencio. Por otro lado, la Macarena llegará hasta la plaza Cristo de Burgos por la Alfalfa. El último cambio será el Calvario, que entrará en carrera oficial por el itinerario con el que no estaba muy de acuerdo la corporación, Gravina, Monsalves y Alfonso XII; mientras que las otras tres hermandades, Gran Poder, Esperanza de Triana y Gitanos, mantendrán el mismo recorrido de ida y vuelta que en 2017.

El comunicado emitido por el Consejo de Hermandades y Cofradías además aclara otras cuestiones sobre este aspecto “estos acuerdos que se realizarán en la Madrugada de 2018, tendrán validez exclusivamente para dicho año“, recalcando que “las hermandades asumen el compromiso expreso de cumplir rigurosamente sus respectivos horarios, con especial empeño en aquellos puntos donde haya coincidencia de paso con otra corporación. Así como instan a los responsables públicos competentes a que se pongan todos los medios precisos para garantizar la seguridad, tanto de los integrantes de los respectivos cortejos que realizan su estación de penitencia, como del público que los contempla”.

De igual modo se encarecerá la presencia de efectivos policiales suficientes y visibles para propiciar la prevención y disuasión de comportamientos impropios y generar la tranquilidad y confianza en todas las personas que participan en la Madrugada.

Por último, la Hermandad del Calvario quiere dejar claro, mediante la entidad de la calle San Gregorio, que supone un “perjuicio” este cambio de recorrido.