40 esperas de Cuaresma. Tiempo de lirios

Siempre miro a tu brazo descolgado de la vida cuando tantos seres humanos se van quedando fuera de ella. Vi tu brazo desmayado en su herida y en su sangre cuando se desplomaban las Torres Gemelas ahogando en humo y polvo miles de existencias, aquellas que dejaron en los últimos segundos permitidos el mayor legado urgente que jamás se escribió por móviles: “Te quiero”.

Recordaré siempre junto a tu mano fallecida y taladrada esta primavera estallada de lirios sobre los azahares muertos de las aceras. Tienen el color azul de las venas que estos días se quedan frías y sin vida.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *