40 esperas de Cuaresma. Presagios

A veces la tormenta nos suena bajo los pies, no sobre nuestras cabezas. Nos da la corazonada de lo peor, como si pasáramos tristes y apesadumbrados por delante del futuro. Nos da miedo desde esta hora pensar en las que nos esperan. Traen ajustes de cuentas que pagamos aunque sean las deudas de otros. Hasta Dios cruzó por Sevilla ante el fondo horrible de su muerte, de su muerte de cruz.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *