40 esperas de Cuaresma. Parecía, sólo parecía…

Parecía que te alejabas, que te llevaba la gente, que nos separaba una multitud siguiéndote por aquella calle de Sevilla convertida en Galilea.

Parecía que te perdería de vista en cuanto doblaras la siguiente esquina. De aquella creciente lejanía te salvaban en mis ojos las blancas fachadas recortándote moreno, Señor de la Salud.

Parecía… Y sin embargo este día temprano de marzo te iba acercando a mí. La cuenta de tu regreso ha empezado. No te ibas. Es que ya vienes. ¡Qué poco queda para la Semana Santa!




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *