40 esperas de Cuaresma. La hermosa muchacha de Nazaret

Cuando hoy, Miércoles de Ceniza, sobre Sevilla parece echarse un manto azul color de hebrea, empiezo a compartir con vosotros mis esperas, estas esperas de Cuaresma como cuarenta impaciencias. Y ahí está Ella, hermosa muchacha de Nazaret, vestida de reinado en el fruto bendito de su vientre, Jesús. Ahí está La Macarena, siempre en el horizonte de su Esperanza, siempre en el deseado futuro de Gloria de su Madrugada. Ha comenzado la cuenta atrás para que los mejores sueños de Sevilla se hagan realidad. Dicen que volverá a verse en la Tierra el prodigio que hace posible que en una misma mañana amanezca dos veces.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *