El delegado del Gobierno, Antonio Sanz, ha señalado que se está ante una sucesión de hechos como la agresión a guardias civiles o la muerte de un niño en el choque de dos embarcaciones que “puede trasladar una imagen que es engañosa”, porque “la realidad de Algeciras es que hoy está cuatro puntos por debajo de la media nacional”

En rueda de prensa, Sanz ha afirmado que Algeciras “tiene unos índices de seguridad importantes” y ha añadido que “en la última década se ha reducido prácticamente 20 puntos y hoy está cuatro puntos por debajo de la media nacional”.

El delgado del Gobierno ha indicado que ha trasladado “todo el apoyo” al alcalde, así como que van a “seguir contribuyendo a mejorar la eficacia de las actuaciones en pro de la seguridad”. En este sentido, ha explicado que le ha planteado la posibilidad de establecer protocolos de coordinación en torno a la tarea colectiva de la seguridad.


“Estamos ante una ciudad que ha avanzado mucho en seguridad”, ha afirmado Sanz, que no obstante ha dicho que son “conscientes” de que hay que seguir trabajando para seguir mejorando. Así, dentro de ese trabajo ha precisado que hay que “mejorar los mecanismos de seguridad y eficacia, hay que sumar esfuerzos y la base de la coordinación es fundamental”.

“La unidad de acción y la lealtad institucional entre administraciones es una tarea de todos”, así como “el saber afrontar juntos un reto que es la seguridad”, ha manifestado el delegado del Gobierno.

Sanz ha reiterado el “compromiso” del Gobierno con el Campo de Gibraltar “en torno a una batalla que vamos a dar hasta el final, por tierra, mar y aire”. “Esta es una batalla que tenemos que ganar, no es posible la impunidad y no podemos permitir que se extienda una sensación, aunque fuese subjetiva, de que no hay control”, ha manifestado el delegado.

En este sentido, ha querido “poner en valor” el incremento y la eficacia de los cuerpos policiales en la lucha contra el narcotráfico, rondando las 100 toneladas de droga aprehendida en lo que va de año y en torno a 300 detenciones vinculadas al tráfico de droga, lo que “significa mucho trabajo, profesionalidad y sacrificio de unos cuerpos policiales que se están dejando la piel”.