Los colectivos de madres y padres de alumnos de Sevilla lamentan que Andalucía no podrá tener una ley pionera en Bioclimatización de centros educativos por el rechazo de Ciudadanos a la tramitación por la vía de urgencia de una proposición de ley al respecto

El pasado 14 de febrero el Parlamento de Andalucía admitía a trámite la ley de Bioclimatiozación de centros educativos en Andalucía, cuestión que las Ampas Escuelas de Calor que vienen defendiendo la necesidad de acondicionar los colegios públicos para evitar episodios como los registrados en los últimos años de situaciones extremas por calor en verano y frío en invierno. Entonces, los grupos políticos de la oposición apoyaron a los colectivos de padres y todos han mantenido su compromiso excepto Ciudadanos.

“La traición del PSOE era esperada, es la enésima de este partido a la comunidad educativa andaluza. Pero lo de Marta Escrivá, de C´s no nos lo esperábamos tan pronto. Si su voluntad era, como nos dijo antes del Pleno, era hacer aportaciones a la ley y mejorar lo que ella consideraba deficitario, ¿a qué viene este bloqueo?”, lamentan. El colectivo de padres arremete en su blog especialmente contra la parlamentaria por Sevilla por su “baja nota en su sentido de la responsabilidad institucional y compromiso con la mejora de las condiciones en que los niños y niñas andaluzas aprenden en los centros educativos. Credibilidad cero. Ciudadanos es la llave en este momento y no está a la altura de las circunstancias”, aseveran.


Las AMPAS Escuela de Calor temen que al encontrarnos en la recta final de la legislatura se “deje caer” la proposición de ley son que haya podido ser votada y aprobada en Pleno. “Significará, por tanto, dar continuidad a la política de parcheo con cuentagotas que ha iniciado el gobierno andaluz y perder la oportunidad de que Andalucía tenga una ley que daría dignidad de trato a la población escolar andaluza, docentes y demás trabajadores y trabajadoras de centros educativos; crearía empleo en su implementación, convertiría nuestros colegios en edificios de consumo casi nulo (cumpliendo así con la estrategia energética europea), supondría un ahorro en consumo energético y una apuesta por la sostenibilidad”, sostienen.

 

Los colectivos de madres y padres de alumnos de Sevilla no piden explicaciones al gobierno andaluz o al PSOE  porque “vuelven a dejar claro que las condiciones en que nuestros hijos e hijas dan clase le importan muy poco” a diferencia de Ciudadanos, formación política de la que dicen “ha dado al traste con las esperanzas de que en unos 4 meses aproximadamente esta ley hubiera podido ver la luz con las aportaciones de más agentes sociales y los propios grupos parlamentarios andaluces. Pero para eso hay que hacer política y no gestionar un cortijo con sectarismo y sirviendo a intereses que no son los de la mayoría social. Ciudadanos se presta gustoso a colaborar”, concluyen.