El consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública, Antonio Ramírez de Arellano, ha saludado que “la suma de medidas de alivio” que puedan llegar del Gobierno central puedan alcanzar “una cantidad que permita elaborar un presupuesto de 2019 en Andalucía interesante”, pero “no es lo que quiere la Junta”, que insiste en una reforma “profunda” del modelo de financiación autonómica

El consejero ha pedido a la oposición no confundir la rebaja del déficit para las comunidades con la demanda de 4.000 millones por parte de Andalucía, que parte de la infrafinanciación que sufre la comunidad. De esta manera, ha mostrado su deseo de que en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) se aborden cuestiones “acuciantes” relacionadas con la realidad económica de 2018 y 2019, se inicien trabajos de armonización fiscal y los trabajos preliminares para el sistema de financiación autonómica.

Ramírez de Arellano, ha estimado que se espera “poder elaborar un presupuesto con un margen de más de mil millones de euros nuevos“, aunque está a la espera de que en la reunión de este jueves del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) conocer más detalles sobre las entregas a cuentas, alguna modificación en la normativa del IVA y el objetivo de déficit.


En este sentido, ha reclamado un reforma “de fondo” del sistema de financiación autonómica para que los servicios que prestan –educación, sanidad y dependencias, entre otros– estén bien financiados. Arellano ha advertido de que “a largo plazo” el sistema actual “no se puede sostener”. “Cualquier medida de alivio es bienvenida pero no va al fondo del problema. Se trata de tener certidumbre de que las comunidades puedan prestar de manera cierta los servicios de calidad”, ha subrayado.