Continuando con la serie de entrevistas que venimos realizando en SevillaInfo a personajes relevantes de nuestra Andalucía, hoy conversamos con el malagueño Joaquín L. Ramírez, senador por Málaga y portavoz del PP en la Comisión Constitucional del Senado.

P. Ha transcurrido una semana desde que el PP celebrara la Convención Nacional en Sevilla. Ante la inminencia de unas elecciones, cuáles son las perspectivas del PP en Andalucía

R. Las perspectivas para el PP son no solo ser una alternativa efectiva al PSOE en Andalucía, lo que ya venimos siendo hace 30 años, sino conseguir que se pueda repetir la victoria que obtuvimos en 2011 de la mano de Javier Arenas, pueda producirse nuevamente, dado el desgaste del Partido Socialista, después de tantos años de patrimonializar la política, haciendo una gestión paternalista, que nos hace aumentar el desempleo y nuestra pobreza autonómica.


P. El hecho de que el PSOE gobierne desde hace 36 años sin recambio, ¿que influencia tiene para que se produzca una alternancia?

R. La realidad nos dice que, en una región como la nuestra, el PSOE está imbricado en todos los resortes de la sociedad y no es fácil ganarle, aunque el PP tiene un amplísimo poder municipal, tanto en la Andalucía urbana como en la rural. A partir de ahí, veo perfectamente posible que se les moje la oreja a los socialistas y se consiga una mayoría alternativa diferente, en donde la gente apueste por unas nuevas políticas tan necesarias para la región

P. Un elemento distorsionador para la consecución de esa alternancia podría ser el origen socialista de algunos dirigentes de Cs. De cara a un futuro electoral…  ¿cómo influye esta circunstancia para que se produzca un relevo en el gobierno de la región?

R. Es factible y posible que ellos inclinen la balanza hacia el partido socialista como lo han hecho hasta ahora, pero cabe pensar que un resultado que haga al PP la primera fuerza, el apoyo al socialismo por parte de Cs, se vería muy mal por el cuerpo electoral. Hay que entender la existencia de Cs como una oportunidad que está ahí para poder pactar, siendo esa bisagra que nos haría falta para gobernar. Tenga en cuenta que hasta ahora, el PP no podía pactar con nadie en Andalucía

P. ¿Existe confianza en Rivera para que se produzca ese cambio de gobierno?

R. Rivera es originario de la provincia de Málaga y creo que al igual que se ha llegado a un entendimiento en algunos ayuntamientos con el partido de Rivera, se podría llegar a un entendimiento, pero la base de todo, es sacar un resultado que lo haga imposible de rechazar

P. Vd es senador por Málaga. ¿Es esta provincia y su capital el modelo del gobierno ideal del PP?

R. Creo que sí. En Málaga perdimos la mayoría absoluta y gobernamos con Cs en la capital y también en la diputación. Puede ser un buen ejemplo, aunque el PP es el primer partido de la provincia al igual que lo es en Almería o Granada.

P. Hay una queja de los andaluces que viven fuera de la región respecto a la falta de representatividad o apoyo que Andalucía ha prestado a esta gente en momentos tan complicados como los que han vivido en Cataluña. ¿Qué opina?

R. Hay precedentes de presidentes de la comunidad autónoma que se tomaron la molestia de acudir a Cataluña para reunirse con catalanes de origen andaluz o andaluces que residen en esa región, pero es verdad que Susana Díaz, quizás por ignorancia o por una inmediatez de la política que raya en la demagogia, no se ha centrado en ese detalle tan importante, como es dar cobertura, diálogo y respaldo a esos ciudadanos tan vinculados a nuestra tierra. Nosotros, si hemos mantenido relaciones con esa gente a lo largo del tiempo, siempre a través del PP catalán en localidades como Badalona o Santa Coloma de Gramanet

P. Entrando en la materia de la que Vd es portavoz, hace muchos años un líder como Arzallus decía que “la constitución no es la Biblia”. ¿Qué opina de esta afirmación?

R. La Biblia no se puede cambiar y la Constitución si se puede cambiar a través de los resortes que la propia carta magna contiene y con la voluntad del pueblo llevada a modificación. En tanto en cuanto eso no se produzca, la constitución hay que cumplirla, por lo que, en ese aspecto, si sería la Biblia

P. Hay quien piensa que el título VIII y la aplicación del 155, generan una cierta debilidad y situaciones como la de Cataluña. ¿Qué piensa?

R. El 155 se ha aplicado de acuerdo a las mayorías parlamentarias que lo respaldaban, porque a pesar de la mayoría del PP en el Senado, hace falta configurar mayorías en el Congreso, pudiendo hacer inviable su aplicación si se oponían el resto de los partidos y se ha llegado a una entente cordial, aplicándose en ese sentido. Hay que pensar que no hay un deseo de romper el estado de las autonomías desde el PP, sino todo lo contrario, se pretende devolver a la legalidad a las instituciones para que sigan ejerciendo con normalidad.

P. ¿El no tener artículos preventivos hace que a la hora de aplicar el 155 en situaciones como las de Cataluña hagan opinar si su aplicación es débil o fuerte?

R. El 155 es un artículo muy pequeño, muy exiguo, muy poco generoso en palabras y también en su aplicación. No cabe duda que la Constitución, en su título VIII hay determinadas cuestiones que deja abiertas que son un inconveniente. La Constitución, siempre puede modificarse y mejorarse en ese sentido, siempre que haya consenso. En este caso, el 155 ha estado en buenas manos, gozando del respaldo mayoritario de las fuerzas políticas españolas y hoy por hoy el gobierno de España está al frente de la Generalitat catalana, siendo los resultados buenos

P. Desde el punto de vista de la sociedad, el 155 se ha visto como el bálsamo de fierabrás para acabar con la insurrección catalana de, raíz y eso no es así, por las limitaciones que se plantean

R. Han sido 40 años de procés .Es algo que no se puede acabar en cinco minutos por el enraizamiento es muy boyante. Respecto a las limitaciones, la no intervención de TV3 se debe a una enmienda del PSOE, presentada en la comisión constitucional y de comunidades autónomas del Senado y el PP aceptó por hacer que esta situación contara con el respaldo de todas las formaciones políticas posibles. En lo referente a los mossos, poco a poco, las cosas se van viendo. Lo que no podemos es ir con prejuicios ir a disciplinar a un cuerpo y las actuaciones se van haciendo en cumplimiento de la ley

P. ¿No han faltado desde las instituciones y el gobierno una actitud didáctica respecto a que es y cómo se debe aplicar el 155 para que la sociedad, preocupada por este tema, tenga criterios para enjuiciarlo?

R. La explicación democrática sobre los procesos del gobierno, se hace siempre y quizá eso no ha sido nuestro fuerte. Se puede pensar que la aplicación del 155 como débil, pero con mirar el horizonte previo a la aprobación del documento por el consejo de ministros, cuando el partido socialista se negaba a aplicarlos, al igual que Cs, las dificultades eran extremas para aplicar un artículo que está pensado para conseguir la vuelta a la normalidad democrática.

P. ¿La Constitución española y su articulado está homologado con respecto a otras constituciones europeas, en aquellos aspectos que puedan afectarles en común como podría ser una euroorden?

R. La Constitución española, tiene un articulado y una homologación absolutamente adecuada. Hay que tener en cuenta que, a la hora de elaborar nuestra carta magna, en el caso de la de la RFA, fue uno de los documentos base que sirvieron de modelo a la nuestra, así como la francesa o la italiana. No hay ninguna diferencia salvo las que corresponden a las características de nuestro país, respecto a sentencias de estilo democrático y de encaje de nuestra constitución, al resto de los ordenamientos europeos.

P. Se está hablando constantemente de una posible reforma constitucional, que elementos pueden hacer mejorar el papel del senado y en que se puede mejorar la carta magna…

R. Creo que la modificación que se podría hacer es convertir al Senado en cámara de primera lectura en asuntos que correspondan a materias que sean puramente territoriales, de comunidades autónomas, pero creo que no sería necesaria una reforma constitucional para modificar el Senado, que si debería ser más conocido y divulgado para que todo el mundo pudiera entender su papel