ENTREVISTA CON EL EXJUEZ FRANCISCO SERRANO, CANDIDATO DE VOX A LAS AUTONÓMICAS

-Si VOX no cree en el sistema de las autonomías, ¿cómo es que se presenta a unas elecciones regionales?

Creemos en un sistema más centralizado de poder porque eso es más funcional, más justo y, sobre todo, más barato para el ciudadano. Que no creamos en un esquema absurdo con 17 parlamentos, no quiere decir que no nos presentemos a presidir uno de ellos. Mantener las autonomías nos cuesta a los españoles 80.000 millones de euros y solo puede mantenerse recortando servicios públicos esenciales como son la sanidad y la educación. Es insostenible y solo garantiza más prebendas para más políticos con una saturación legislativa caótica. Pero, mientras se mantenga, la posibilidad más razonable para los españoles es que VOX lo presida para desmontarlo desde dentro. Vamos a intentarlo.


 

-A su partido se le tacha de estar en contra de la Constitución del 78 por querer reformarla.

Todo lo contrario, queremos reformar la Constitución para fortalecerla ante  la irresponsabilidad de los que miran para otro lado cada vez que se ataca la soberanía nacional. Reformaremos la Constitución para establecer un sistema unicameral, cerrando el Senado que vergonzosamente viene funcionando desde siempre, como un cementerio de elefantes políticos. Y necesitamos reformarla si queremos desmontar las autonomías como apuntaba antes, para así erradicar la discriminación territorial que vulnera el principio de igualdad protegido por el art. 14 de nuestra Constitución. Éste es sin duda, el artículo más reiteradamente vulnerado por todos los partidos con representación parlamentaria.

 

-¿Por qué creen que se les ha silenciado tanto durante los cuatro años de existencia de VOX?

Porque nuestra propuesta se resume en una España fuerte y unida con igualdad de oportunidades para todos. En la que también haya hueco para los propios españoles que, irónicamente, son los grandes olvidados aquí. Consiste en atreverse a decir en voz alta el nombre ‘España’ y en no renegar de nuestra bandera. Todo nuestro programa significa menos burocracia y, sobre todo, muchísimos menos cargos para miles de políticos. Por eso han dicho de nosotros que venía el lobo cuando, en realidad, somos Caperucita. Una Caperucita ahorradora, más funcional y más rentable. Pero no roja, sino rojigualda.

 

-Ahora salen mucho más en los medios, ¿le interesa al PSOE dividir a la derecha, les ha impulsado su papel jurídico en la defensa de la unidad de España con el secesionismo catalán o estar en contra de la acogida ilimitada de inmigrantes?

La historia dice que el PSOE es el partido que más repite las palabras “por el cambio”, pero también el que más años ha gobernado en España y nunca ha cambiado nada para bien. Lo de “cambiar”, pero para que todo siga igual.

Dividir la derecha es imposible porque la derecha no existe en España, es un terreno yermo y baldío como dije ayer domingo 11 de noviembre en el Palacio de Congresos de Sevilla. Claramente PP y Ciudadanos están haciendo políticas de centro izquierda e inclusive de extrema izquierda, apoyando legislativamente aberraciones neomarxistas como la modificación genital de bebes recién nacidos que establece el art. 29 de la ley LGTB de Andalucía, la cual increíblemente han apoyado Ciudadanos y PP votando a favor de su aprobación. Ni siquiera han tenido la vergüenza de al menos abstenerse, que también hubiese sido una actitud completamente reprochable.

Es cierto que a nosotros nos impulsa la unidad de España ante el separatismo catalán y nuestro derecho a establecer controles frente a la inmigración ilegal, sencillamente porque África no cabe en Andalucía. Pero también nuestro eje de campaña, es la derogación de toda la legislación de género que tanto daño y separatismo está causando en nuestra sociedad. Y también por convicción personal, por haberme jugado mi carrera profesional en la lucha contra la ideología de género, batalla que he ganado por todo lo alto contra este modelo de Estado intrusista y abusivo. Somos ya muchas las víctimas de la dictadura  de género, demasiadas.

Yo les aseguro a todos los andaluces, que mi papel dentro del parlamento andaluz en caso que obtengamos representación parlamentaria, seguirá siendo la lucha contra la ideología de género con la máxima intensidad.

Ya me gustaría ver cómo PP y Ciudadanos responden después ante esos bebés mutilados de por vida, por su culpa.

 

-¿Ustedes representan el voto del desencanto?

VOX es lo contrario: es el voto de la ilusión. La encuesta de Sociométrica que publica hoy El Español, revela que si VOX en Andalucía consigue más de 2 escaños, la izquierda pierde la mayoría en el parlamento andaluz. Esto sería un hecho histórico, sin precedentes en nuestra tierra después de 40 años de expolio y saqueo de la izquierda. Sólo falta que la gente no se abstenga y salga a votar con ilusión, lo tenemos al alcance de la mano. Somos un partido joven, con la vitalidad y el músculo que nos da la juventud y la ilusión de luchar por nuestros ideales y de hacer historia. En el Palacio de Congresos de Sevilla invité a todos los andaluces y españoles a levantar su voz contra lo que tenemos ahora, que es una Andalucía disfuncional y rompecabezas. VOX representa el voto enamorado por una Andalucía más organizada, más unida, con más músculo y más orgullosa de sí misma.

 

– Centrándonos en Andalucía, en el hipotético caso de que ustedes el 3 de diciembre tuvieran opción de ser Gobierno, ¿devolverían inmediatamente las competencias de Educación y Sanidad?

Por supuesto, porque no es lógico que haya 17 calendarios de vacunaciones. Como si la inmunidad a los virus de un niño andaluz, fuera diferente a la de un niño de Murcia. Lo mismo con un mayor andaluz que en un viaje del IMSERSO se ponga malo en Benidorm y allí no sepan nada de su historia clínica que, como se sabe, es vital conocer cabalmente para diagnosticar correctamente cualquier patología.

En educación tenemos un gravísimo problema en Andalucía: nuestros alumnos están dos años atrasados con respecto a los de otras comunidades. Lo revela el Informe PISA. Y eso es culpa de una nefasta gestión del PSOE apoyados por Ciudadanos, más ocupados en sexualizar a nuestros hijos y travestirles en “juegos y talleres por la diversidad”, que en enseñarles matemáticas, lengua y comprensión lectora. Se ocupan más en adoctrinar a nuestros hijos que en enseñarles. Y aquí tenemos el nefasto resultado.

Vamos a unificar la sanidad y la educación en un solo modelo garantista y equitativo.

 

-¿Podría hacer un resumen de su programa electoral?

Desmontar las autonomías como reducto de corrupción y clientelismo que es para lo que vienen funcionando. Control de nuestras fronteras con la expulsión inmediata de inmigrantes que cometan delitos en nuestro territorio. Derogación de todas las leyes de género que generan conflicto, desigualdad y adoctrinamiento salvaje. Políticas económicas y fiscales eficaces que incentiven a empresas y Pymes y dejen de ahogar a las familias, ayudando a las que más lo necesitan.

VOX es hoy la voz de muchas causas justas hoy amordazadas. Es la ilusión por una España unida, el amor a Cataluña que sentimos en Andalucía, la actual regulación insostenible de la inmigración y la necesidad de una igualdad real que no aplaste al varón bajo el peso de la injusticia.

-Les acusan de ser un movimiento muy jerárquico, pero son los únicos que hacen elecciones internas para confeccionar sus listas electorales, ¿cómo quedó usted en Sevilla?

Somos el partido con mayor transparencia, más salud y mejor circulación sanguínea. Es lógico, porque somos los más jovencitos, los que tienen más ilusión frente a los dinosaurios del PP y PSOE, expertos en dedazos. Tras el proceso de primarias resultó que yo encabezo la lista por Sevilla, y también soy el candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía por VOX. Ambos retos los asumo con muchísima ilusión, con la sensación de que estamos haciendo historia.

 

-¿Cuáles son las cifras de posibles escaños que manejan?

Hoy la previsión es de dos escaños sin haberse iniciado la campaña electoral, pero lo importante es que si VOX consigue más de dos escaños, la izquierda pierde su mayoría en el parlamento andaluz.

Aparte del número de escaños, también es muy importante lo cualitativo: un solo representante de VOX en el parlamento andaluz lo cambiaría todo, porque diríamos en voz alta todas las cosas que mantienen ocultas los parlamentarios del sistema.

 

-El domingo 11 de noviembre ustedes tuvieron un acto en Fibes. Cuatro mil personas de aforo, ¿puede ser este acto el Vistalegre II de Andalucía que les dé el impulso definitivo?

Claro. La gente se ha cansado de injusticia y se está sacudiendo los complejos. Por qué vamos a ocultar lo que votamos. Por encima de colores políticos, los andaluces quieren volver a estar orgullosos de serlo y eso significa quitarse de encima a un partido que vive de ellos y no para ellos: el PSOE con el apoyo de la muleta naranja.

 

-¿Se arrepiente usted como exjuez de haber dejado la carrera judicial para dedicarse a la política?

No. El poder judicial y el político son dos caminos para llegar al mismo lugar, para intentar mejorar la vida de la gente.

Ahora, El Dorado ya no es el lugar legendario de Nueva Granada que dicen las crónicas. El Dorado, el lugar en el que confluyen los dos caminos para el que VOX pide el voto de ustedes, es una Andalucía joven y sonriente.