Los alojamientos extrahoteleros –apartamentos, campings, alojamientos de turismo rural y albergues– en Andalucía han registrado durante el pasado mes de junio un total de 1.542.659 estancias, lo que supone una subida del 1,1 por ciento con respecto al mismo periodo del pasado año, y los viajeros han aumentado también un 6,5 por ciento

En el caso de los campings, se contabilizaron en el mes de junio un total de 114.354 viajeros, un 9,4 por ciento más que en el mismo mes de 2017. Además, se realizaron 357.457 pernoctaciones, un 2,8 por ciento menos.


La estancia media registrada en los campings fue de 3,09 días. En Andalucía había en junio 134 campings abiertos, con un total de 78.901 plazas y había 1.063 personas empleadas. La ocupación fue del 24,83 por ciento por parcela, y del 29,95 por ciento en fin de semana.

En cuanto a los apartamentos turísticos, sumaron el pasado mes de junio 251.820 viajeros frente a los 250.284 del mismo mes del pasado año, un 0,6 por ciento más; mientras que las estancias han disminuido un 1,9 por ciento, con un total de 1.004.447 en junio de este año.


La estancia media en apartamentos turísticos en la región fue de 3,99 días. En Andalucía había en junio 21.502 apartamentos, con un total de 85.993 plazas, y el personal ocupado era de 5.216 personas. El grado de ocupación por plaza fue del 38,79 por ciento, y del 44,78 por ciento en fin de semana.

Por su parte, los alojamientos de turismo rural registraron una subida el 9,3 por ciento en los viajeros, hasta los 34.025; y un aumento del 10,3 por ciento en las pernoctaciones, hasta las 126.783.

La estancia media de los viajeros en los alojamientos rurales fue de 3,73 días, y se estima que había 2.246 establecimientos abiertos, con un total de 19.532 plazas. El grado de ocupación por plaza fue del 21,54 por ciento, y en fin de semana del 26,90 por ciento. El personal empleado ascendió a 3.494 personas.

A los albergues andaluces llegaron en junio 19.912 personas, un 146 por ciento más que las 8.079 del mismo mes de 2017, e hicieron un total de 57.972 pernoctaciones, un 159,8 por ciento más que las que se produjeron el año anterior (22.311). La estancia media en los albergues fue de 2,91 días, y los 19 centros abiertos tenían disponibles 3.957 plazas, así como 237 empleados.