Doñana, examinada hoy por el Parlamento Europeo

Una delegación de varios eurodiputados de la comisión de Peticiones (PETI) del Parlamento Europeo comienza este miércoles una visita para analizar la situación del Parque Nacional de Doñana y la posible violación de la legislación medioambiental europea debido a una serie de proyectos de gaseoductos en la zona

Durante la visita, que tiene lugar desde este miércoles al viernes 21 de septiembre e incluye Sevilla, Doñana y Madrid, los diputados europeos se entrevistarán con los denunciantes, autoridades de la Junta de Andalucía, el Defensor del Pueblo andaluz y del Ministerio para la Transición Ecológica, así como con organizaciones ecologistas como la Plataforma Salvemos Doñana, WWF y Ecologistas en Acción, expertos de la Estación Biológica de Doñana del CSIC, responsables de Gas Natural Fenosa-Naturgy y otros afectados.

De este modo, según han informado desde el Parlamento Europeo en una nota de prensa, la delegación está presidida por el eurodiputado eslovaco Pal Csáky (PPE) e integrada por el griego Miltiados Kyrkos (S&D), y el austriaco Thomas Waitz (Verdes/ALE). También participarán los eurodiputados españoles Rosa Estarás (PPE), Soledad Cabezón (S&D) y Florent Marcellesi (Verdes/ALE).

Con una extensión de 543 kilómetros cuadrados, de los cuales 135 km2 son protegidos, y una biodiversidad única en Europa, Doñana fue establecido como reserva de la naturaleza en 1969. La Unesco considera el Parque Nacional como una reserva de significancia mundial debido a la variedad de sus ecosistemas y el gran número de especies que aloja. Sin embargo, las modificaciones fluviales y la agricultura intensiva “ponen en riesgo el paraje”.

A las peticiones realizadas en 2009 sobre la supuesta desatención por parte de las autoridades públicas sobre la necesidad de preservar el paraje natural de Doñana se le suman otras denuncias realizadas hace cinco años sobre la necesidad de investigar una serie de proyectos de extracción, almacenaje y transporte de gas natural en el área próxima al emplazamiento Natura 2000 del parque de Doñana.

El Defensor del Pueblo andaluz, Jesús Maeztu, trasladará a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, su preocupación por el estado del acuífero que nutre al parque y por el proyecto de extracción y almacenamiento de gas (gasoducto) en este paraje, para el que ha solicitado su “suspensión definitiva”.

La reunión del Defensor del Pueblo andaluz con esta delegación europea –que tendrá lugar a partir de las 19,45 en la sede de la Fundación Cajasol en Sevilla– se produce después de que el pasado mes de marzo el titular de la institución interviniese ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, en Bruselas, para relatar las actuaciones de esta institución sobre las amenazas a este espacio natural.

Maeztu recordará a los eurodiputados que la preocupación de esta Defensoría por los riesgos derivados de estas iniciativas han venido propiciando a lo largo de los años diversas actuaciones amparadas en la encomienda realizada por su normativa reguladora como organismo de tutela de los derechos fundamentales de la ciudadanía andaluza, entre los que se encuentra el derecho a disfrutar de un medio ambiente digno y adecuado.

Así, la primera de las intervenciones está relacionada con el estado del acuífero que nutre los humedales del parque y constituye la pieza esencial de su valor ambiental y ecológico. El Defensor solicitará, en primer lugar, garantizar la supervivencia del propio acuífero, adoptando para ello las medidas necesarias que eviten su actual sobreexplotación y, en segundo lugar, ofrecer alternativas viables que posibiliten el acceso al agua de agricultores, ganaderos y poblaciones de la zona, procurando que la misma no proceda del propio acuífero.

Para el Defensor, lo que en ningún caso parece aceptable es continuar con la situación actual en la que “se postergan una y otra vez las decisiones necesarias para eliminar las extracciones ilegales del acuífero en espera de unas medidas alternativas que nunca llegan a concretarse”.

La institución asegura que el Defensor tiene “la firme convicción” de que es posible compatibilizar la protección del acuífero de Doñana con la satisfacción de las necesidades de los agricultores y ganaderos que viven en la zona y con el desarrollo turístico e industrial de las poblaciones próximas.

La segunda cuestión parte de la iniciativa de una empresa gasista, que lleva años explotando diversos yacimientos en el espacio protegido y su entorno, y proyecta la realización de un gasoducto que conectara dichas explotaciones y la construcción de las infraestructuras necesarias para utilizar los pozos existentes como lugar de almacenamiento, previa inyección, de los gases extraídos.

El Defensor recordará que gran parte del trazado de este proyecto discurre por el Parque Natural de Doñana, otra parte por una zona contigua al Parque Nacional de Doñana y, en todo caso, su ejecución se llevará a cabo en un entorno que es inseparable de estos espacios protegidos.

Para el Defensor del Pueblo andaluz, la ejecución del proyecto de gasoducto de Doñana “no es compatible, de acuerdo con el principio de precaución, con la necesidad de garantizar la conservación y mantenimiento del Espacio Natural de Doñana”, y por ello, reclama “la suspensión definitiva” del proyecto.

En este sentido, recuerda lo ocurrido con el proyecto de almacenamiento de gas en la denominada plataforma Castor, ubicada junta a la costa noreste española, que, “pese a contar con la preceptiva autorización y haber obtenido una Declaración de Impacto Ambiental favorable, ha debido ser paralizado por el Gobierno de la Nación como consecuencia de los movimientos sísmicos producidos tras su puesta en marcha”, recuerda.

El Defensor considera que “no existen razones suficientes que puedan justificar la asunción de los riesgos que conlleva este proyecto para la preservación de este ecosistema único. No solo el principio de precaución, sino el mero sentido común, debería llevarnos a ponderar si los riesgos asumidos con este proyecto, por pequeños que sean, se justifican con los beneficios que pretenden obtenerse del mismo”.

De este modo, Maeztu “espera y confía”, que de esta visita extraigan las conclusiones necesarias para promover, desde esa Comisión de Peticiones, la adopción por las instituciones europeas de las medidas necesarias para “preservar los valores singulares de un ecosistema único como es el Espacio Natural de Doñana”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *