La Confederación Andaluza de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnado por la Educación Pública (Codapa) ha condenado este jueves la supuesta violación a manos de cuatro menores de 1º y 2º de ESO, con edades comprendidas entre los 12 y los 14 años –ya expulsados cautelarmente–, a un compañero de nueve años en un centro escolar de la Sierra de Cazorla, en Jaén, ante lo que ha instado a las administraciones a tomar medidas para que episodios así no vuelvan a producirse.

Así, en un comunicado, Codapa ha lamentado que situaciones así se produzcan en el entorno escolar y ha hecho un llamamiento a los medios de comunicación para proteger la intimidad e identidad de los menores implicados en este presunto caso de violación y acoso escolar. Además, ha recordado la responsabilidad del profesorado de los centros de estar atentos “a cuanto acontece dentro del horario escolar, no sólo en el aula”. “Algo que es fundamental para la tranquilidad de las familias”, añade.


La Confederación, que agrupa a las AMPA andaluzas por la educación pública, ha señalado la importancia de las comisiones de convivencia dentro del Consejo Escolar de cada centro, puesto que, a su juicio, “es allí donde se puede trabajar con todos los actores implicados en el proceso educativo y detectar a tiempo posibles casos de acoso antes de que se produzcan”.

Según Codapa, los expertos apuntan a que “en la mayoría de las ocasiones las víctimas de acoso escolar suelen ocultarlo a la familia por temor a represalias”. Las distintas federaciones que integran Codapa vienen trabajando la formación de las familias para que sepan detectar a tiempo situaciones de este tipo. En este sentido, la Confederación anima a los padres a formarse e informarse para estar más preparados de cara a ponerle freno al acoso escolar.